PuroPeriodismo, Nicaragua/Foto Twitter

Funcionarios de la Dirección de Migración y Extranjería han emprendido una política de control y amenazas contra ciudadanos extranjeros que residen en el país, a quienes les advierten de que no pueden participar ni opinar en sus redes sociales sobre asuntos políticos de la nación, de lo contrario, su permanencia en Nicaragua será revocada, denuncia el diario La Prensa de Managua.

Los afectados son profesionales, empresarios, emprendedores; muchos de ellos (europeos, latinoamericanos, estadounidenses) tienen familia en el país, porque sus hijos (o sus nietos), nacieron en Nicaragua, aunque también hay parejas jóvenes, ratifica el sitio Confidencial.

El pasado cuatro de enero, según dicho sitio, “Rosa” recibió un citatorio de la Dirección General de Migración y Extranjería, dependiente del Ministerio de Gobernación, en el que se le concedía plazo para que se presentara ante esa autoridad en Managua, pese a que nunca había sido citada antes.

Ese no es su nombre verdadero, pero la mujer, ciudadana de un país europeo, es solo una de varias decenas de residentes extranjeros que han sido llamados a esa dependencia en las últimas tres semanas, donde se les ha intimidado y amenazado con la deportación, alegando un supuesto involucramiento en  “actividades políticas” dentro del país, destaca Confidencial.

Cita policial de más de tres horas

Otra ciudadana afectada contó a La Prensa – en condición de anonimato por temor a represalias de las autoridades  migratorias – el proceso por el que deben pasar y las amenazas que reciben en las instalaciones de Migración y Extranjería.

«La semana pasada vino un policía junto con un funcionario de Migración, me pidieron mi cédula de residencia, mi pasaporte; luego me dijeron que me traían una citatoria para presentarme a Migración, pero cuando les pregunté que cuál era el problema o el motivo de esa citatoria; me respondieron que ellos no sabían y que tenía que presentarme y punto», señaló la fuente, quien agregó que la citatoria era para el día siguiente, agrega el sitio.

Cuenta que cuando se presentó a la sede central de Migración, en Managua, la ubicaron en un extremo derecho del lugar donde se encontraban también otros extranjeros. «Ahí me mantuvieron alrededor de tres horas y no me atendían, hasta que les insistí, pidiéndoles el favor que me atendieran, ya me pasaron primero a un lugar donde hay unas superficies de vidrio; me hicieron quitarme la careta, la mascarilla y me tomaron fotos, exponiéndome al Covid-19», señaló.

La afectada asegura que posteriormente la hicieron pasar a otra oficina donde había un póster que decía «Causales de revocación de residencias o permanencia legal» , ahí le entregaron un folleto que indica que los extranjeros no deben meterse en las políticas de Nicaragua y posteriormente empezaron a interrogarla.

«Un señor que estaba sentado, al que le decían el comandante, me empezó a decir que yo no puedo participar en ningún tipo de protesta y ´usted no puede emitir ningún tipo de argumento en las redes sociales, ni en sus dispositivos privados respecto al Gobierno de Nicaragua, cada vez que sale de Nicaragua, antes debe venir a migración y dar los motivos del porqué va a salir´», expuso la afectada, cita La Prensa.

Ver: diario La Prensa, Managua