Como presidente, Donald Trump centró gran parte de la política de Estados Unidos hacia América Latina en frenar la migración y tomar medidas drásticas contra los líderes autocráticos en Venezuela, Cuba y, ocasionalmente, Nicaragua, tres países acuñados la “troika de la tiranía” por uno de sus ex asesores.

Según todos los pronósticos, se espera que el presidente electo Joe Biden adopte un enfoque muy diferente, destaca un informe del diario El Nuevo Herald, Miami, este jueves 14.

  • Los analistas creen que después de cuatro años de política exterior centrada en Venezuela, la administración Biden desarrollará políticas en torno a temas más amplios y se centrará en los derechos humanos, la promoción de la democracia y la diplomacia.

Profundamente diferente

“La política de Biden para América Latina será profundamente diferente a la estrategia de Trump, que se centró principalmente en inhibir la migración y en apretar los tornillos a Cuba y Venezuela para complacer a los votantes del sur de Florida”, dijo Benjamin Gedan, un exfuncionario en el Consejo de Seguridad Nacional bajo Barack Obama, quien actualmente es subdirector del Programa Latinoamericano del Wilson Center, cita por el Herald.

Cuando asuma el cargo la próxima semana, Biden encontrará un hemisferio occidental ansioso por un reajuste en la política exterior de Estados Unidos.

La región enfrenta uno de los peores brotes de covid-19 del mundo, el resurgimiento del autoritarismo y el agudizamiento de las crisis migratorias y del cambio climático. 

Aún así, es posible que Biden no pueda pasar página sobre la era Trump tan fácilmente ya que algunos aliados tradicionales de Estados Unidos en la región se alinearon con las políticas de Trump. También hay desacuerdos incluso entre los demócratas sobre qué hacer con respecto a Cuba y Venezuela.

Biden conoce la región

Sin embargo, el conocimiento de Biden de la región se considera una ventaja. A diferencia del presidente Trump, que viajó solo una vez a América Latina y fue el primer presidente estadounidense en saltarse la Cumbre de las Américas, Biden realizó 16 viajes a América Latina y el Caribe como vicepresidente de Obama, agrega el Herald.

“Claramente, el primer día, el día de la inauguración, el tono cambiará”, dijo Eric Farnsworth, exfuncionario del Departamento de Estado y vicepresidente del Consejo de las Américas, un think tank con sede en Washington. “Vas a escuchar mucho más sobre las asociaciones y el trabajo conjunto, y mucho menos sobre violadores y asesinos”, agregó.

Pero no será prioridad

Aún así, Farnsworth no cree que la política del hemisferio occidental se sitúe entre las principales prioridades de Biden dada la gran cantidad de desafíos domésticos que está heredando. Sin embargo, reconoce que muchos de los temas en los que el presidente electo ha dicho que planea enfocarse (cambio climático, alivio de covid-19, residencia permanente para los beneficiarios de DACA y la expansión del Estatus de Protección Temporal) tienen implicaciones de política exterior, añade el sitio. 

Biden necesitará reconstruir la “memoria muscular de trabajar juntos en una agenda más grande”, dijo Farnsworth, una tarea que será difícil.

“No se trata de desmantelar esta o aquella política, sino que, en cuatro años, el hemisferio realmente ha cambiado bastante”, dijo Farnsworth. “Trump dejó un enfoque muy cínico del transaccionalismo. ‘Si haces esto por mí, yo lo haré por ti. Si no lo haces, te sancionaré’”.

Ver: diario El Nuevo Herald, Miami

1 COMENTARIO

  1. No entiendo la fotografía que usted ha impostado para ilustrar su artículo sobre el futuro de la política de Biden hacia Centroamérica. Oscar Arias hace mucho dejó de hacer su show personal y es un fósil en estos avatares del istmo. Un periodista de sus quilates, no debería cometer esos errores de edición. Se lo digo con todo el respeto y admiración que usted se merece, principalmente por su bagaje y por ser paisano mío; es decir, ambos originarios de Aserrí.

Comments are closed.