Edgar Fonseca, editor

Sacudida por escándalos con la compra de insumos sanitarios para atender la pandemia de la covid-19, la CCSS reveló este miércoles que el plan nacional de vacunación, que arrancó el 23 de diciembre, anterior está bajo escrutinio de la auditoría interna de la entidad.

La información la dio a conocer el doctor Esteban Vega de La O, gerente interino de logística, durante una conferencia de prensa esta mañana sobre el plan de vacunación que está por completar la atención del primer grupo prioritario, personal de Salud, CCSS, cuerpos policiales y de emergencias.

Según Vega, la entidad busca una garantía externa, neutral del proceso.

La auditoría se ejerce por órdenes de la presidencia ejecutiva de la entidad, agregó.

El funcionario no dio más detalles de la auditoría que realizan.

La doctora Leandra Abarca, coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones, reconoció que han detectado irregularidades en estas primeras semanas con el manejo de las vacunas y las han atendido de inmediato.

Entre los hechos que han trascendido se dio el caso de un grupo de trabajadores de la municipalidad de San José que fueron vacunados sin estar dentro de grupos prioritarios.

Jerarcas de la CCSS, Salud y la CNE detallaron este miércoles en la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa los montos de las diferentes contrataciones de vacunas:

  • Pfizer y BioNTech: $36,6 millones por 3.000.075 de dosis para 1.500.038 personas
  • Covax-OMS: $21.5 millones por 2.037.600 de dosis para 1.018.800 personas
  • AstraZeneca-Oxford: $5,5 millones por 1.092.000 dosis de la vacuna para 546.000 personas
  • Contrato pendiente: $13.5 millones a oferente adicional, sin definir, por 1.281.600 dosis para 640.800 personas

Al ritmo de los envíos

La CCSS espera recibir 200 mil dosis mensuales de vacunas de Pfizer a partir de febrero y hasta 300 mil a partir de marzo.

Pero ello está bajo proceso de negociación con la firma, confirmó el doctor Esteban Vega.

Tanto dicho jerarca como el viceministro de Salud, Pedro González, admitieron que el ritmo de vacunación seguirá dependiendo de los envíos de las farmacéuticas con las que tiene contratos el país.

Con Pfizer, Costa Rica compró por $36,6 millones, 3 millones de dosis para 1.5 millones de habitantes.

“Costa Rica no tiene ritmo lento. Esperamos que ese ritmo siga aumentando”, respondió la doctora Abarca.

Los funcionarios insistieron que el país tiene una tasa de vacunación superior a naciones latinoamericanas como México, Chile, Argentina.

Según los jerarcas, el país está en capacidad de vacunar 300 mil personas a la semana pero no lo puede alcanzar en este momento por el ritmo de los envíos limitados a la firma Pfizer.

Esperan acelerar a partir de febrero con la llegada ee vacunas de AstraZeneca y posteriormente con las del convenio Covax.