Edgar Fonseca, editor

Un sacerdote de apellido Villalobos, quien ejerció en parroquias del Área Metropolitana, fue sentenciado a 8 años de prisión acusado de abusos sexuales, confirmó la Arquidiócesis de San José.

Tras esta resolución judicial, la iglesia lo suspendió en el ejercicio de los sacramentos, se anunció oficialmente

La denuncia en dicho caso se tramitó desde 2010 tanto en tribunales penales como en la Curia Metropolitana, citó un reporte eclesial.

La sentencia no está en firme, añadió el informe.

Agregaron que una vez se tenga la resolución del tribunal penal, el expediente completo del caso será enviado a la Santa Sede.

Según la Arquidiócesis, desde el momento en que trascendieron los hechos el sacerdote fue relevado de sus responsabilidades pastorales.

Solo le permitían celebrar los sacramentos en privado.

A partir de hoy, ayer jueves, se le suspende del ejercicio del ministerio, ratificó la posición de la iglesia.

“Mantenemos la total disponibilidad de colaborar en todo con las autoridades correspondientes a fin de que se conozca la verdad y se actúe en justicia”, agregó la Arquidiócesis.

Reiteró, además, “la solidaridad con las víctimas y el compromiso por erradicar ese flagelo de nuestra Iglesia”.

Dijeron que no darán más información del caso mientras la sentencia no quede en firme.

El sacerdote había servido en las comunidades de Santa Marta, Y Griega, San Francisco de Dos Ríos, Los Guido, Desamparados y Alajuelita.

Una persona adulta lo denunció por supuestos abusos acontecidos en 2013.

En 2014 un menor lo denunció también por presunta violación y dos alegados abusos.

El sacerdote fue absuelto en 2018 y la Fiscalía apeló.

En octubre 2019 fue ordenado un nuevo juicio con la reciente sentencia.