Edgar Fonseca, editor/Foto Héctor Rosales, diario La Prensa, Managua

Los pedidos de refugio de migrantes nicaragüenses en el país cayeron drásticamente, -74 % en el último año, tras el cierre limítrofe sanitario debido a la pandemia, según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería divulgados ayer sábado por el diario La Prensa de Managua.

Mientras en 2019 hubo 31.624 trámites de refugio, la cifra descendió a 8.343 en el último año.

Los datos revelan -64 % de gestiones de refugio respecto a 2018 cuando hubo 23.138 en medio de la violenta represión que desató el régimen de Daniel Ortega tras la rebelión cívica que dejó al menos 328 muertes y centenares de presos políticos.

Costa Rica cerró su fronteras terrestres con Nicaragua y Panamá el 18 de marzo en medio del mayor operativo de seguridad limítrofe de los últimos 41 años al desatarse la emergencia por la pandemia.

La medida rige hasta el próximo 1° de marzo.

Pese a pandemia siguen llegando

La Prensa citó los datos al revelar un informe de la Fundación Arias para la Paz que destaca que, pese a la pandemia, se mantuvo el flujo de migrantes ilegales hacia el país quienes utilizan al menos 51 “puntos ciegos” de paso en la frontera y son asediados por redes criminales de traficantes de personas.

Más migrantes nicaragüenses continúan llegando a Costa Rica pese a la pandemia, resaltó el informe de la Fundación Arias.

Un total de 63.105 pidieron refugio en los últimos tres años, según la versión.

Fuentes autorizadas calculan que unos 80.000 nicaragüenses pasaron a territorio nacional en este lapso luego de la rebelión ciudadana de 2018.

La investigación «La cara del exiliado: expulsados y vulneralizados» plantea que a Costa Rica los migrantes continúan llegando a pesar de la pandemia y las grandes limitantes de transporte y movilización en este contexto.

Empujados por los conflictos políticos y la crisis económica que aún atraviesa Nicaragua, según el informe, los nicas siguen migrando en busca de refugio y fuente de ingresos económicos.

Cayeron los pedidos de refugio

Datos recopilados entre 2018 y 2020 retratan la situación de los nicaragüenses que se encuentran en el país, amplía el medio.

Según la Dirección General de Migración y Extranjería costarricense (DGME), a pesar que el año pasado fue marcado por la crisis sanitaria de la covid-19, Costa Rica no dejó de recibir solicitudes de refugio, según La Prensa.

En 2018 la DGME recibió 23.138 solicitudes, en 2019 un total de 31.624 y para 2020 unas 8.343 solicitudes de refugio.

En la investigación participaron 284 migrantes nicaragüenses que ingresaron durante la pandemia de la covid-19, y quienes con sus testimonios narraron la travesía que viven para poder llegar hasta Costa Rica en busca de «una mejor vida», añade el diario.

«Son personas con necesidad de trabajar, preocupadas por sus familias, por lo que dejaron allá, un poco sentidas por la calidad de vida que han perdido», declaró al medio nicaragüense Anayanci Espinoza, directora académica de la Fundación Arias para la Paz.

Son víctimas del crimen organizado

Los migrantes ingresan a Costa Rica por 51 puntos ciegos, son trasladados en motocicletas, caballos, vehículos en mal estado y son víctimas del crimen organizado, denuncia el informe.

Claudia Vargas, oficial de programas y coordinadoras de los temas de Nicaragua de la Fundación, explicó a La Prensa que «la mayoría de la migración se da de forma irregular, la migración viene del Norte hacia el Sur y no hay una alerta de que se está incurriendo a un delito y tampoco identifican que están siendo víctimas de crímenes organizados al contratar ‘coyotes’, no se logra percibir».

Sobre la condición de los nicas solicitantes de refugio, la Fundación indica que hay personas en condiciones precarias, viven o duermen en la calle, su alimentación es deficiente, sufren de explotación laboral, o habitan hacinados en cuarterías y en condiciones insalubres que se agravan por la pandemia del coronavirus, enfatiza el diario.

«La mayoría de la población migrante es joven entre los 17 y 30 años, que tienen algún tipo de preparación: técnicos o estudiantes. Y aquí han tenido que incorporarse en trabajos como construcción, está pasando en situaciones económicas y psicológicas muy duras», apuntó Vargas.

Especial PuroPeriodismo: Ni pandemia ni dificultades de movilización los detiene, nicaragüenses siguen migrando hacia Costa Rica, diario La Prensa, Managua