Pablo Ureña, abogado

La crisis de los partidos políticos.

Costa Rica, fue, en la región, una de los países con instituciones político partidarias más solventes desde allá de 1930: los partidos comunistas, la socialdemocracia, los de corriente socialcristiana y democristiana.

Pero todo tiene un periodo de vida útil y aquellas instituciones periclitaron: hoy son más aparatos electorales de menor cuantía que partidos políticos de amplio aliento.

La diversidad

Hoy tenemos partidos/iglesia como el PRN, partidos/pulpería como el PRC, partidos/secta como el PUSC, partidos/empresa como el PLN, partidos/familia como el FA, partidos/campaña como el PAC, partidos/franquicia como el PIN e incluso partidos/persona como los de Guevara o Mena; sin ningún contenido doctrinario, ninguna identidad ideológica, ninguna propuesta programática, ningún proceso de formación constante y sin líderes políticos de amplio alcance.

Partidos que no estudian, no piensan, no construyen, no proponen. Partidos no.

De la misma manera que en fútbol tenemos futbolito, en política, ahora, tenemos politiquita.

Sin grandeza, sin trascendencia, sin capacidad de imaginar el futuro e intentar construirlo. Se llama mediocracia.

Fuente: Facebook