El juez Kevin Castel, del Distrito Sur de Nueva York, sentenció a cadena perpetua más otros 30 años de cárcel a Juan Antonio Tony Hernández Alvarado (de 42 años), hermano del presidente Juan Orlando Hernández, destaca el sito La Prensa de San Pedro Sula.

El 18 de octubre de 2019, tras un juicio de dos semanas, un jurado popular de Nueva York halló culpable al exdiputado de cuatro cargos que presentó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos relacionados con tráfico de cocaína a territorio estadounidense, falso testimonio y posesión de armas de fuego.

El dictamen del juez Castel también incluye que el condenado debe entregar una suma de 138.5 millones de dólares en decomiso por ser responsable de traficar 185.000 kilos de cocaína.

Durante el juicio, la Fiscalía presentó fotografías y videos que mostraban a Juan Antonio Hernández reuniéndose con narcotraficantes.

“Tiene derecho a apelar. Espero que mientras estés en prisión reflexiones sobre tu vida y lo que has hecho y cambies tu vida. Quizás puedas hacer algo bueno por tu familia y tu país”, dijo el juez tras leer su sentencia.

Reporteros que cubrieron el fallo informaron que tras escuchar su sentencia, Tony Hernández, vestido en uniforme azul oscuro de preso, parecía pálido y con la miraba baja, se tocaba las manos sobre la mesa.

Castel describió a Hernández como alguien que podría haber seguido un buen camino como abogado y congresista, por haber sido educado en un internado militar y provenir de una familia dueña de un hotel y una farmacia. Sin embargo, dijo el juez, se dedicó a traficar droga y a aceptar sobornos, incluso del narcotraficante mexicano Joaquín –El Chapo- Guzmán.

DEA: no hay poderosos impunes

“La condena y sentencia de Tony Hernández es un recordatorio de que no existe una posición lo suficientemente poderosa como para protegerte de enfrentarte a la justicia cuando violas las leyes de drogas de Estados Unidos al enviar toneladas de cocaína a nuestro país. Tan importante como es esta convicción para el pueblo de los Estados Unidos, también es importante para los ciudadanos de Honduras, a quienes Hernández intencionalmente puso en peligro para su beneficio personal”, dijo la jefa de la DEA, Wendy Woolcock, mensaje que fue replicado en inglés a través de la cuenta de Twitter de esta agencia.