Edgar Fonseca, editor

En medio de crecientes críticas públicas por lo lento del plan nacional de vacunación contra la covid-19, el presidente Carlos Alvarado reconoció la noche del miércoles que se debe acelerar el proceso.

“Le he pedido tanto al Ministerio de Salud como a la CCSS que revisen la estrategia y la metodología procurando que se pueda acelerar más el proceso”, dijo el mandatario durante el acto de apertura del nuevo viaducto en Guadalupe al que asistió acompañado de su esposa la primera Dama, Claudia Dobles, y del ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez.

La reacción el mandatario se dio horas más tarde que la diputada PLN, Silvia Hernandez, denunció que el gobierno dispone de 132 mil vacunas embodegadas que no fueron aplicadas al ser suspendido el plan estas dos semanas finales de marzo

Alvarado pidió a ambos entes revisar las eficiencias logísticas “que podamos hacer y sobre todo con las vacunas que tenemos en stock para buscar agilizar más el proceso”.

Al día de hoy, Costa Rica ha recibido un total de 676.455 dosis. Es decir tenemos vacunas suficientes para 338 mil personas. Sin embargo, al último corte, solo 206 mil personas han recibido la primera dosis, destacó la legisladora Hernández en un tuit.

Cuestionó que, sin mayor explicación, el Gobierno suspendió la aplicación de primeras dosis en adultos mayores por las siguientes dos semanas.

Paran Hernández, si hay dosis disponibles en el país, se debería acelerar la vacunación, no detenerla.

Demandó transparencia al gobierno en el manejo del plab y de los datos de la vacunación.

Justificaciones de la CCSS

El 18 de marzo la CCSS anunció que se limitaría en estas dos semanas en completar el esquema de vacunación contra la covid-19 a 128 130 adultos mayores que ya recibieron su primera dosis en las semanas del 22 de febrero al 12 de marzo.

Mario Ruiz, gerente médico, agregó que todas las áreas de salud de la CCSS se mantienen aplicando la segunda dosis del 15 al 31 de marzo, a fin de lograr que todas las personas reciban la vacuna de manera controlada y segura.

Confirmó que mantenían la vacunación de primera dosis en el primer grupo priorizado, que incluye funcionarios de instituciones de primera respuesta y profesionales de salud del sector privado.

De igual manera, aplicarían en aquellos casos que califiquen como circunstancias especiales: reacción adversa a la primera dosis, pacientes que hayan contraído la enfermedad en medio de la aplicación, ausentismo, entre otras, se aprovecharán vacunas para aplicar primeras dosis a usuarios.

“Estamos realizando las acciones necesarias para aprovechar hasta la última dosis de esta vacuna”, según Ruiz.

Agregó que la planificación de la vacunación del segundo grupo está definida en ciclos de tres semanas: la primera dosis se aplica tres semanas seguidas y en las siguientes tres semanas denominadas “espejo” se completa la segunda dosis.

Ruiz alegó que las características técnicas de la vacuna con la que el país cuenta actualmente son muy especiales y conlleva una logística muy compleja.

El objetivo, sostuvo, alcanzar una jornada de vacunación segura y controlada, que permita de manera gradual, la protección individual y colectiva de la población.