Nicaragüenses conforman 83% de rechazos migratorios en últimos cinco años

411

Edgar Fonseca, editor

Ciudadanos nicaragüenses conforman el 83% de los rechazos migratorios desde los distintos puestos oficiales de Costa Rica en los últimos cinco años, según cifras oficiales de la Dirección General de Migración y Extranjería.

Desde 2016, las autoridades locales han rechazado a 78.732 extranjeros, de ellos 65.148 fueron ciudadanos del vecino país, reflejan los datos suministrados a gestión de este editor.

La cifra más alta de rechazos en este periodo se dio en 2020, cuando el gobierno decretó, el 19 de marzo, el cierre de fronteras aéreas y terrestres ante la emergencia sanitaria por la pandemia.

El año pasado hubo un total de 28.660 foráneos rechazados por causas migratorias, 26.407 (92%) fueron nicaragüenses, la mayoría por el puesto limítrofe de Tablillas, Los Chiles.

La cifra creció 94% del 2019 al 2020, en el año previo a la pandemia; antes de la emergencia habían sido rechazados 13.594.

Según el reporte oficial:

-2016 registró 10.176 extranjeros rechazados, 6.748 nicaragüenses; 2017: 12.763, 10.563 del vecino país.

Entre 2018 y 2019, año en que miles de nicaragüenses escaparon en medio de la represión desatada por el régimen de Daniel Ortega, como consecuencia de la rebelión de abril 2018, hubo un salto de 73% en los rechazos.

En 2018 fueron rechazados 7.836 de un total de 10.741 mientras que en 2019 hubo 13.594 rechazos de un total de 16.392 foráneos devueltos por los distintos puestos limítrofes.

Por Tablillas, la mayor cantidad de rechazos

Las cifras revelan que la mayoría de rechazos de ciudadanos de la nación limítrofe se ha dado a lo largo de los últimos cinco años por el puesto de Tablillas, Los Chiles.

En 2020 fueron 14.951 rechazados por dicho sector mientras que por Peñas Blancas la cifra ascendió an 10.832.

En 2019, de los 13.594 rechazados, 9.293 fueron por Tablillas y 3.609 por Peñas Blancas.

En 2018, hubo 7.836 rechazos de nicaragüenses, 3.848 desde Tablillas y 3.729 desde Peñas Blancas.

Según el informe, en 2017, fueron rechazados 10.563, 7.669 se dieron por Tablillas y 2.193 por Peñas Blancas, La Cruz,

En 2016, se registró el rechazo de 6.748, 4.045 por Tablillas y 1.465 por Peñas Blancas.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-Pese al rechazo, una primera parada de refugio

A pesar de las cifras oficiales de rechazo, ACNUR destaca al país como una primera parada de refugio para miles de personas del vecino país, en particular tras la represión por la rebelión de abril 2018.

Casi dos años después del comienzo de una seria crisis política y social en Nicaragua, más de 100.000 personas se han visto forzadas a huir y a buscar asilo a causa de la persecución y las violaciones de derechos humanos reportadas en el país, cita un reporte oficial de dicho organismo.  

A pesar del cese de la primera ola de violencia en el mes de abril de 2018, estudiantes, defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas y agricultores nicaragüenses continúan huyendo de su país, con una media de 4.000 personas desplazadas al mes. Sin una resolución a la crisis interna a la vista, desde ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se estima que esta cifra seguirá aumentando.

La primera parada para la mayoría de las personas refugiadas nicaragüenses se encuentra en su país vecino, Costa Rica, que acoge a dos tercios del total de refugiados y solicitantes de asilo procedentes de Nicaragua, unas 77.000 personas. Alrededor de 8.000 personas han huido a Panamá y otras 9.000 a Europa, mientras que México acoge a 3.600 personas. Con 5.100 en otros países, en el mundo hay un total de 103.600 personas nicaragüenses refugiadas y solicitantes de asilo hasta la fecha, añade el reporte. 

Destaca que desde octubre de 2019, Costa Rica, con apoyo de ACNUR, ha agilizado el procedimiento para la determinación del estatuto de refugiado para aquellos perfiles comunes de las personas que se conoce que han sido perseguidas en Nicaragua, lo que está permitiendo reducir los tiempos para que estas personas sean reconocidas como refugiadas y se les garantice protección.  

Igualmente resalta que a través de un acuerdo con ACNUR, Costa Rica también ha permitido el acceso al sistema de salud pública a 6.000 de las personas solicitantes de asilo en mayor situación de vulnerabilidad, incluyendo a personas con discapacidades o enfermedades crónicas, aquellas que necesitan intervenciones quirúrgicas, supervivientes de tortura y personas que viven en condiciones de extrema pobreza.