Edgar Fonseca, editor/Foto Asamblea Legislativa CR

El ministro de Salud, Daniel Salas, defendió ayer, en su comparecencia ante la Asamblea Legislativa, la confidencialidad del contrato de vacunas con la firma Pfizer, sustentado en la posición de la Sala IV de que, sí se revela, el país corre peligro de quedarse sin acceso al resto de las 4 millones de dosis contratadas a dicha firma por un monto de $72 millones.

Salas ratificó ante los diputados que el contrato “fue sometido a valoración por parte de la Sala , donde se ha dicho que si violamos el acuerdo nos quedaríamos sin vacunas”.

Para los magistrados, sostuvo, priva el derecho a la salud por sobre el de la información pública.

Enfatizó que, por las cláusulas de Pfizer, la confidencialidad abarcó los contratos con otras naciones.

“Lo que se ha podido liberar es la cantidad total de dosis contratadas, monto del contrato, el arribo y los pagos realizados a la fecha”, añadió ante preguntas de los legisladores en una maratónica comparecencia desde las 9:31 a.m. y hasta avanzada la tarde que estuvo matizada por interrupciones ante carencia de quórum y episodios calientes como cuando el jerarca le demandó a un diputado respeto.

Salas desglosó que el país tiene contratos por hasta 9.130.725 de vacunas anticovid-19 con distintas firmas, 4 millones de ellas con Pfizer por $72 millones.

Según Salas, además de las compras a Pfizer que inicialmente fueron por $36 millones, el país tiene acuerdos con:

-Covax: 2.037.500 dosis

-AstraZeneca: 1.092.000 vacunas

Las adquisiciones permitirían inocular a 4.565.362 habitantes.

La lentitud observada al inicio del proceso de vacunación llevó, entre otras razones a citar al ministro Salas al plenario legislativo.

Hace una semana no hubo quórum pero ayer sí se logró con 42 diputados iniciales.

“Una vorágine”

Como una “vorágine” ha sido la adquisición de vacunas a nivel mundial, destacó el jerarca ante los diputados.

“Sé que muchos quisieran que Costa Rica fuera otro Israel y tuviéramos todas las cláusulas que nos beneficiaran ante algún incumplimiento, pero al final esto ha sido una vorágine de adquirir vacunas a nivel mundial”, ratificó.

Defendió que en todo momento consultaron con la Contraloría General de la República “porque queríamos proceder de la mejor forma para tener claridad de lo que estábamos haciendo era correcto”.

AstraZeneca, Johnson & Johnson y Moderna tienen comprometida producción de vacunas

Según el ministro Salas, las grandes fabricantes de vacunas contra la covid-19 como Johnson & Johnson, Moderna y AstraZeneca tienen comprometidas su producción de vacunas por el resto del año.

Para compras adicionales, dijo, “se han tocado las puertas de las diferentes opciones y nos han dicho: no hay disponibilidad de vacuna”.

“Vimos con AstraZeneca si había posibilidad de más. Vimos con Moderna y nos dijo que no hay disponibilidad y vimos con Johnson & Johnson y nos dijo que no hay disponibilidad de entrega para este año, si acaso al puro final. Ese es justamente el escenario que tenemos”, previno el jerarca.

“Respéteme”, le demandó el ministro Salas a diputado independiente

La comparecencia del ministro Salas tuvo un episodio caliente cuando el diputado independiente, Walter Muñoz, cuestionó e interrumpió al al jerarca.

“Respéteme”, le demandó el ministro al diputado en un intercambio que obligó a la presidenta del congreso, Silvia Hernández, a intervenir para bajar la tensión.

“Señor ministro, la vacuna de la Pfizer tampoco había sido aprobada cuando ustedes firmaron los contratos en el mes de octubre o setiembre”, dijo Muñoz en parte de su intervención.

“Sí –le respondiò Salas– pero tenía un perfil de ser aprobada prontamente”.

Trató de ampliar su respuesta pero el diputado lo interrumpió: “¡Eso es un perfil!”

“Respete que estoy hablando. ¡Respéteme! ¡Respéteme!”, reaccionó vehemente el ministro que ha sido pieza clave del gobierno en la estrategia de contrarrestar la pandemia.

Tras intervenir la diputada presidenta, el diputado continuó:”Señor ministro, con todo respeto, usted debe contestar lo que le pregunto”.”En eso estoy, y usted me interrumpe. Le estoy respondiendo y no me deja!”, remarcó Salas.