Edgar Fonseca, editor

El asesinato de la inmigrante costarricense trans, Sophie Arrieta Vásquez, de 36 años, perpetrado el 4 de mayo en Brookhaven, Georgia, EE.UU., permanece en el misterio y activistas de la comunidad LGTBQ lo incluyen dentro de al menos 29 asesinatos perpetrados por presuntas causas homofóbicas perpetrados en dicho país en lo que va de 2021.

El único sospechoso del crimen, un joven de origen latino de 18 años, está en fuga.

La compatriota Arrieta Víquez tenía 12 años de vivir en esa ciudad.

Era miembro de Community Estrella, una organización sin fines de lucro que aboga y defiende los derechos de la comunidad transgénero en Georgia.

Su muerte es parte de al menos 29 crímenes perpetrados contra personas trans en EE.UU. en lo que va de 2021, denunció el sitio Real Change News con base en datos de la organización Human Rights Campaign activista de la comunidad LGTBQ.

El asesinato

La policía respondió a los apartamentos de The Atlantic Brookhaven alrededor de las 8:15 a.m. del 4 de mayo, dijo el teniente David Snively de la Policía de Brookhaven, según el sitio Atlanta Journal-Constitution.

Arrieta Vásquez, a quien se identificó como hombre en el informe policial, fue encontrada muerta en la entrada de su apartamento.

Probablemente fue asesinada unas seis horas antes, dijeron los investigadores.

Se recuperaron del lugar cinco casquillos de proyectil y tres balas de una pistola calibre .380.

La policía identificó a una persona de interés, pero no reveló inicialmente su nombre.

No se proporcionó más información sobre la investigación, según el Journal.

“No hay intención de retener la información excepto cuando hay una pista de investigación”, dijo Snively.

“Y ahí es donde estamos con este caso”.

Ángela Arrieta Vásquez, hermana de la víctima, dijo que la policía ha mantenido a su familia informada sobre la investigación del homicidio. Agregó que su hermana se mudó al área de Atlanta hace unos 12 años, añade dicho sitio.

“Tenemos fe en que tarde o temprano todo saldrá a la luz”, dijo en un correo electrónico.

Snively dijo a Efe que la investigación no sugiere que se trate de un crimen de odio, aunque no se revelaron mayores detalles sobre la pesquisa o los motivos del presunto asesino, según el sitio La Prensa de San Pedro Sula.

Las autoridades emitieron una orden de captura de un sospechoso del crimen el 11 de mayo.

Fue identificado como Pedro Silva Rentería, de origen hispano de 18 años.

No se ha informado de su paradero.

Lo describen de 1,78 metros de estatura y aproximadamente 180 libras (81,6 kilos) de peso, y piden la ayuda de la comunidad para dar con su paradero.

Trans odio

“Ya basta de matarnos, nosotros no le hacemos nada a nadie, cuando lo único que hemos hecho es sobrevivir y resistir lo que la sociedad nos ha impuesto. Sobrevivir en esta sociedad ha sido tan racista y discriminatoria, esto no es transfobia – por qué no, no nos tienen miedo esto es trans odio. Por lo tanto demandamos justicia para Sophie, y trabajaremos para que su muerte no quede impune”, dijo Li Ann Sánchez, directora ejecutiva y fundadora de dicha comunidad. 

“Por ser mujeres ‘trans’, por ser inmigrantes, por ser latinas, por ser indocumentadas, por no hablar inglés, por la manera en que nos vestimos y algunas por ser indígenas. Entonces es un cuadro de prejuicios y racismo”, dijo Ann, que exigió justicia por la muerte de su “hermana” costarricense.

El sitio Human Rights Campaign denunció que en una injusticia que agravó esta tragedia, Sophie fue mal identificada en algunos informes policiales iniciales. El estigma anti-transgénero se ve exacerbado por el trato insensible o irrespetuoso de algunos en los medios de comunicación, las fuerzas del orden y los cargos electos. Según la investigación de HRC, se estima que aproximadamente las tres cuartas partes de todas las víctimas conocidas fueron maltratadas por los medios de comunicación y / o por las fuerzas del orden.