PuroPeriodismo/Foto Cubanet

Desde el viernes la cola no cesa a las afueras de la bodega de las calles 251 y 50 en Punta Brava, una barriada habanera de La Lisa. Pero a diferencia de otras veces, los clientes solo necesitan su libreta de racionamiento y una bolsa, porque el módulo de alimentos que se reparte es gratis, informa el sitio independiente 14ymedio desde La Habana.

“La gente no se lo cree todavía, por eso ha venido medio pueblo hoy no vaya a ser que después se arrepientan y comiencen a cobrarnos”, bromea Juan, uno de los sorprendidos residentes en las cercanías del local que regresó a su casa con dos bolsas de pastas, algo de azúcar, dos paquetes de chícharos y tres de arroz.

Los productos forman parte de una distribución gratuita que ha comenzado a la carrera el Gobierno cubano para intentar calmar los ánimos después de las protestas populares del 11 de julio. Los primeros lugares donde se inició el reparto este 30 de julio coinciden con los barrios de la capital donde las manifestaciones fueron más intensas, destaca el medio habanero.

“En Punta Brava todavía hay muchos jóvenes presos, que las madres no han podido ni verlos desde ese día que los arrestaron”

“Aquí el pueblo se botó para la calzada, y la gente de Bauta, que es el pueblo cercano, también se sumó para salir desde aquí hasta el centro de La Habana. Éramos muchos y llegamos al punto de control pero nos atravesaron una guagua y varios carros de policía para impedirnos salir”, cuenta a 14ymedioYantiel, un joven de 25 años, agrega dicho medio.

Especial PuroPeriodismo/14ymedio.com, La Habana