Edgar Fonseca, editor

La Sala IV rechazó dejar en libertad al empresario Carlos Cerdas de la firma constructora MECO, vinculado al megaescándalo Cochinilla de supuestos sobornos y dádivas en contrataciones de obra pública, se confirmó oficialmente.

La gestión la planteó la defensa de Cerdas mediante un recurso de habeas corpus.

El recurso fue rechazado por dicha instancia en la sesión del martes 17, ratificó una fuente institucional.

El recurrente alega que la actual privación de libertad de su representado es ilegítima, añadió la fuente.

Solicitó al Tribunal que se declare con lugar el recurso de habeas corpus y se ordene la libertad del tutelado, amplió la versión oficial.

La Sala Constitucional declaró sin lugar el recurso en la sesión del 17 de agosto mediante la sentencia  Nº 2021018230, corroboró la fuente judicial.

Cerdas descuenta 4 meses de prisión preventiva que dispuso el juez del Tribunal de Hacienda, Hugo Porter, tras revocar la fianza de ¢5 millones en que había concedido en su caso la jueza penal Carolina Lizano.

También descuenta 4 meses de prisión preventiva la empresaria Mélida Solís de la firma constructora H Solís.

Cerdas permanece en el Centro de Atención Institucional penitenciario en Ssn Sebastián.

Solís está recluida en el centro Vilma Curling (antiguo El Buen Pastor) en San Rafael Arriba de Desamparados.

Ambos figuran entre 30 personas detenidas el lunes 14 de junio tras estallar el escándalo al ejecutar OIJ y Fiscalía 57 allanamientos.

El daño inicial estimado para el Estado por las acciones a que son vinculados fue estimado en al menos ¢27 mil millones por Walter Espinoza, director del OIJ.

El epicentro de las alegadas irregularidades fue CONAVI, 16 de cuyos funcionarios fueron detenidos inicialmente.