Edgar Fonseca, editor/Foto OIJ

Una red delincuencial en la que participaban policías de Seguridad Pública, dedicada a custodiar mercadería ilegal desde la frontera sur hacia el Valle Central, fue desarticulada este martes, confirmó el director del OIJ Walter Espinoza.

En total fueron detenidos 10 oficial activos del Ministerio de Seguridad, un exoficial y 6 particulares, ratificó el informe oficial.

La organización era liderada por dos individuos de apellido Chan y Carvajal, detenidos.

Los operativos de este martes abarcaron: Osa, Paso Canoas y La Cuesta de Corredores, Golfito, Ciudad Neily, Limón, Pérez Zeledón, Santa Cruz.

Hubo arrestos en en el puesto policial de Kilómetro 35, Ciudad Cortés, Palmar Norte, Ciudad Neily y San Vito, Coto Brus.

Partevde los decomisos vinculados a este grupo fueron:

-885 paquetes de cocaína

-60 mil unidades de pólvora, traídas de Panamá

-4703 cervezas.

-736 botellas de licores.

Según las investigaciones, esta red se dedicaba a proteger a cambio de dinero, montos de hasta ¢1.000.000, el trasiego ilegal de mercancía como licores, pólvora.

Los oficiales sospechosos permitían el transporte seguro de estas mercancías por diferentes rutas hasta diferentes sectores en el Valle Central, incluso Guanacaste.

Según las pesquisas se logró determinar que -en apariencia- esta agrupación logró reclutar dentro de sus miembros a oficiales, quienes aparentemente le aseguraban al grupo que pudieran transportar estas mercancías ingresadas de forma ilícita al país y que ese traslado fuera de forma segura y que no se fueran a encontrar con ningún operativo policial.

Espinoza destacó que el trabajo de investigación inició en 2019.

Una alerta anónima permitió a las autoridades despegar con las investigaciones.

Parte de las pesquisas apuntaron al denominado puesto policial kilómetro 35 cercano a Paso Canoas, donde cargamento de mercadería ilegal pasaban sin inconvenientes.

El caso fue denominado “Cuba Libre”, al parecer como p0arte de las mercaderías que trasegaban en tales condiciones.

El grupo es ligado al paso de un cargamento de 885 kilos de cocaína, posteriormente decomisado por OIJ.

Espinoza afirmo que la investigación se ejecutó de manera prudente y cuidadosa dada la vinculación de oficiales.

Los vinculó al uso de equipos del Estado desdee vehículos y radiocomunicación en el apoyo a la red criminak que trasegaba.

Cuando notaban que habían algún operativo no relacionado con su grupo desistían de mover los cargamentos, relató Espinoza.

También se verificó que si había algún operativo que estaban realizando, los oficiales del MSP reclutados por el grupo, generaban reportes falsos de situaciones que ocurrían en otros lugares, para desviar la atención de los cuerpos policiales y así pudieran realizar el traslado.