PuroPeriodismo/DW, Alemania

Al menos 5 mil personas participaron el sábado en una marcha antiinmigración en la ciudad chilena de Iquique (norte), a más de 1.700 kilómetros de la capital, Santiago. Los manifestantes, que portaban banderas chilenas y carteles con mensajes xenófobos y nacionalistas, protestaron también en contra del gobierno, al que acusan de no hacerse cargo de la crisis migratoria que se vive en esa zona y que tiene a varias familias de inmigrantes, principalmente venezolanos, durmiendo en playas, plazas y calles de la ciudad, informa el sitio DW de Alemania.

En uno de los actos más inhumanos y violentos registrados en la protesta, un grupo radical de manifestantes prendió fuego a vestimenta, juguetes, tiendas de campaña y otras de las pocas pertenencias que tenían estos extranjeros. El ataque fue repudiado por diferentes organizaciones internacionales y sectores del país. Asimismo, la Justicia y la policía civil de investigaciones (PDI) abrieron un sumario, añade el sitio.

¿Cómo se explican los ataques a los inmigrantes?

En conversación con DW, Julio Daly, del Barómetro de Xenofobia, explica que lo ocurrido en Iquique se debe a “prejuicios y estigmas en la población que suelen estar mal fundamentados y que exageran la participación de estos grupos en cosas como el crimen”.

Debido a que la migración es un fenómeno global, este tipo de eventos se puede observar en otras regiones latinoamericanas: “Hemos visto que hay momentos en los cuales se calientan los ánimos y esos prejuicios pueden convertirse en llamados a la acción contra la población migrante, que en este caso fue la quema de sus pertenencias”, agregó Daly.

Especial PuroPeriodismo: DW, Alemania