Edgar Fonseca, editor

Los empresarios Carlos Cerdas y Mélida Solís de las constructoras MECO y H Solís, respectivamente, seguirán bajo prisión preventiva por al menos otros 5 meses, según dispuso este martes una jueza penal en el II Circuito Judicial, Goicoechea.

Según la resolución de la jueza Juliana Jiménez Alpízar del Juzgado Penal de Hacienda y la Función Pública se prorrogan las medidas cautelares por el plazo de 5 meses a vencer el próximo 26 de marzo del 2022.

Aclaró que la resolución se dicta sin perjuicio que sean revisadas las condiciones por las cuales se prorrogaron estas medidas a fin de determinar si las mismas se mantienen.

Según la resolución, la investigación no ha concluido y faltan diligencias de investigación fundamentales para resolver la situación jurídica de los imputados.

Razonó que para el Ministerio Público faltan diligencias puntuales, como la apertura de evidencia y ampliación de informes por lo que se considera que un plazo de 5 meses es más que razonable para que el ente fiscal concluya esta etapa.

Las medidas cautelares afectan a 28 de 75 personas investigadas por la Fiscalía el denominado escándalo Cochinilla, el mayor reciente caso de alegado irregular manejo de fondos públicos con contratacioines de obra pública.

El caso estalló el 14 de junio cuando OIJ y Fiscalía ejecutaron 57 allanamientos y 30 detenciones al desmantelar lo que identificaron como una red de presuntos sobornos y dádivas en las contrataciones con epicentro en Conavi.

Walter Espinoza, director OIJ, confirmó al momento de destapar el caso que el daño estimado para el Estado ascendía a unos ¢78 mil millones.