Edgar Fonseca, editor

El magistrado Fernando Cruz Castro, presidente de la Corte Suprema de Justicia, espera una investigación objetiva e independiente de la versión de que envió un mensaje de buenos deseos al alcalde Johnny Araya, investigado por el escándalo Diamante, antes de que este enfrentara un juicio por supuesto tráfico de influencias del que resultó absuelto a inicios de año.

Así lo cita en un pedido de investigación de la versión que hizo ante el Tribunal de la Inspección Judicial.

En su gestión, bajo el oficio 303-PE-2021, no menciona el nombre de Araya.

La versión trascendió en una llamada telefónica interceptada por el OIJ dentro de las investigaciones del caso Diamante por el cual fueron detenidos el lunes 15 de noviembre seis alcaldes y otras siete personas por supuestamente estar vinculadas –según la Fiscalía– a una organización criminal que otorgaba dádivas a cambio de trámites de contratación de obra pública cantonal.

El magistrado Cruz reconoció la existencia del mensaje.

“Sólo le envié un mensaje a su celular,  diciéndole que esperaba que el reto que enfrentaba, lo superara”, confirmó Cruz.

El OIJ calificó dicho mensaje como “moralmente reprochable” para un miembro del Poder Judicial y en particular proviniendo de su máximo jerarca.

Cruz estima que OIJ no debe entrar en ese tipo de análisis ni conclusiones.

Investigación oportuna y pertinente

“En razón del contenido y enfoque de las noticias publicadas por algunos medios de comunicación de circulación nacional, en las que se hace referencia a que envié un mensaje de texto a uno de los Alcaldes Municipales involucrados en la investigación judicial denominada “Caso Diamante”, considero que lo pertinente y oportuno es que el Tribunal de la Inspección Judicial proceda de inmediato a abrir una investigación sobre estos hechos para que un órgano independiente pueda determinar con total objetividad e independencia la verdad real de  lo acontecido”, dijo en su petitoria.

“Estimo que esto es necesario por respeto a la institucionalidad de nuestro Estado Constitucional de Derecho, del Poder Judicial y sus órganos internos, de manera que se pueda aclarar el verdadero contexto de Io publicado en medios de comunicación”, agregó.

Cruz adjuntó las noticias publicadas para a valoración correspondiente del Tribunal de Inspección.

——————————————————————————————————————————————————

Una llamada intervenida por OIJ y el mensaje del presidente de la Corte a Johnny Araya

En una intervención telefónica del OIJ se registra la alusión de Johnny Araya al mensaje del presidente de la Corte, magistrado Fernando Cruz Castro, antes de un juicio que el primero afrontó por supuesto tráfico de influencias.

-Johnny Araya: ¿Sabés quién me escribió un mensaje hoy?

-Licho: ¿Quién?

-Johnny Araya: Diciéndome que esperaba que todo saliera bien.

-Licho: ¿Ajá?

-Johnny Araya: Fernando Cruz, el presidente de la Corte.

-Licho: Ah diay, qué bien güevón.

-Johnny Araya: Sí, sí, sí, buen gesto del viejo.

El reproche del OIJ

Tras esto aparece el reproche del OIJ al proceder del magistrado Cruz.

“Deja en evidencia dos puntos importantes: en primer lugar, los enlaces que tiene el encartado Araya dentro de nuestra institución, como lo es el más alto representante de la Corte Suprema de Justicia, a quien, según se denota en sus palabras, le tiene alta estima, pues incluso lo trata de ‘viejo´”.

“Y, en segundo lugar, es importante hacer notar que dicha acción es moralmente reprochable en cualquier funcionario judicial que en dichas circunstancias le desee suerte a un encartado en un proceso penal, sea responsable o no del ilícito que se le imputa, y más aún cuando es la figura que nos representa”, cita la conclusión del OIJ sobre este episodio.

El juicio contra Araya

El juicio contra el alcalde Araya se celebró del 25 de febrero al 24 de marzo.

Araya fue absuelto por duda de un delito de tráfico de influencias por el Tribunal de Juicio de Goicoechea. 

En el caso, además de Araya, figuraron acusados y resultaron también absueltos el exmagistrado y exsubjefe del Ministerio Público, Celso Gamboa Sánchez, y a la exfiscala adjunta, Berenice Smith Bonilla.

La Fiscalía les atribuyó que, en el contexto de de las elecciones municipales del 2016, habrían desvirtuado la información de que Araya Monge figuraba como persona imputada en una causa penal.