Edgar Fonseca, editor/Foto Seguridad CR

El Juzgado Penal de Heredia impuso este viernes tres meses de arresto domiciliario bajo monitoreo de tobillera electrónica a un individuo de apellidos Morales Albertazzi, sospechoso de ser el instigador de un grave altercado el miércoles en el hospital de Heredia, confirmó el Poder Judicial.

Le prohíben comunicarse, amenazar, perturbar o agredir de cualquier manera o mediante terceros a los ofendidos o testigos en esta causa, así como funcionarios públicos en general, sea en forma personal, telefónica, electrónica, redes sociales u otros medios de comunicación.

El juzgado también le fijó prohibición de promover, participar o generar disturbios en hospitales o instituciones públicas del país.

La autoridad judicial fundamentó el arresto domiciliario en que hay peligro de fuga en su caso o de obstrucción a la investigación.

Dicho individuo fue arrestado la madrugada del jueves mientras se encerró en un vehículo frente a los tribunales de Heredia, confirmó el comisionado Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública.

Seguridad Pública lo acusa de haber escupido en la cara a la oficial Katia Chavarría, directora regional de Heredia, durante los incidentes en el hospital.

Morales amenazó con ir a protestar ante la Sala IV y en las residencias de los magistrados.

El Tribunal de Flagrancia de Heredia impuso por aparte medidas cautelares a otros cinco sospechosos de los incidentes.

Todos llegaron al hospital y fueron acompañados por la diputada independiente Shirley Díaz que argumentó que acompañaba a padres de familia preocupados por la vacunación de un menor.

Díaz fue objeto de severa censura el jueves en la Asamblea Legislativa.

“No merece que le llame diputada”, le recriminó la legisladora Zoila Rosa Volio en el plenario.

“A los diputados que con sus actos y su presencia contribuyen a empoderar a esa turba, les conmino a que detengan la insensatez. Hay puertas que se abren, y no se puede esperar otro resultado a lo que vimos”, demandó la diputada Silvia Hernández, presidenta del Congreso.

“Ante lo sucedido en el Hospital de Heredia, no puedo callar ni tolerar a malandrines que creen tener el derecho de avanzar contra un centro de salud para satisfacer su extraviado concepto de la realidad”, añadió.

Cinco con medidas cautelares

Cinco de los activistas vinculados al violento altercado la tarde del miércoles en dicho hospital, deben abstenerse de nuevas manifestaciones públicas y acercarse a dicho centro de salud, según dispuso el Tribunal de Flagrancia de Heredia.

La Fiscalía de Flagrancia de Heredia solicitó ayer las medidas cautelares de prohibición a acercarse a 200 metros del hospital de Heredia, comunicarse con víctimas y testigos, y reunirse o manifestarse en espacios públicos.

Tras la petición fiscal, el Tribunal de Flagrancia impuso estas medidas cautelares en contra de las personas de apellidos Ramírez Varela, Villalobos Leitón, Ramírez Alfaro, Corella Soto y Reyes Reyes, confirmó Sharon Hernández, portavoz de a Fiscalía. 

Agregó que respecto a otro investigado apellidos Brenes Chavarría, dicho Tribunal ordenó su libertad sin medidas cautelares, por lo que el Ministerio Público apeló la resolución. Ahora se está a la espera de que se programe una nueva audiencia, en la que la Fiscalía reiterará su petición, . 

En contra de la persona de apellidos Morales Albertazzi, la Fiscalía Adjunta de Heredia informó que la audiencia de solicitud de medidas cautelares inició a eso de las 11:30 a.m. de este viernes.