Edgar Fonseca, editor/Imagen con fines ilustrativos

Un exempleado de RECOPE de apellidos Pérez Sánchez fue sentenciado este martes a cinco meses de prisión al hallarlo culpable un tribunal de atentado en el plantel de la refinadora en Moín, Limón, durante protestas y disturbios contra la reforma fiscal el 11 de setiembre 2018, confirmó la Fiscalía.

Se trata del segundo juicio que afronta dicha persona por esos hechos.

En una primera oportunidad, en noviembre 2018, fue sentenciado por un juez de flagrancia a dos años de prisión pero dicha resolución fue anulada por un tribunal de apelaciones que ordenó nuevo juicio en febrero 2019.

Pérez Sánchez, de 36 años, era empleado del área de mantenimiento de la refinadora y fue detenido en aquella fecha durante una grave ola de y protestas y disturbios desatada por organizaciones sindicales contra la reforma fiscal.

Al momento de los hechos tenía ocho años de laborar para la institución.

Las autoridades lo vincularon inicialmente a un supuesto sabotaje en una planta de gas.

El 27 de noviembre 2018, el juez de flagrancia de Limón, Sergio Céspedes Rivera, lo sentenció a dos años de prisión y lo inhabilitó por 10 años en la función pública.

“La pena justa es de dos años, ni el mínimo seis meses, ni el máximo cuatro años. Porque en esa pena se toma en cuenta que es una persona joven, que es la primera condena, pero sí se causó un daño importante, no sólo la detención de la importación de gas, sino por la puesta en peligro con el gas LPG y que se jugó con una sustancia sumamente volátil y peligrosa”, argumentó el juez Céspedes en aquella oportunidad, según reseñó La Nación.

La resolución fue apelada y un tribunal de apelaciones la anuló y ordenó el nuevo juicio.

Acreditado el atentado

Hoy la Fiscalía Adjunta de Limón confirmó que acreditó a Pérez Sánchez como responsable de cometer el delito de atentado contra plantas de energía.

El Tribunal Penal de la localidad lo sentenció a cinco meses de prisión. La lectura del por tanto se realizó a las 8:00 a.m., agregó el reporte de la Fiscalía.

El tribunal también declaró con lugar la acción civil resarcitoria, por lo que condenó a Pérez al pago de ¢15 millones por concepto de daños, se informó.

¿Qué le atribuyeron?

Según la Fiscalía, los hechos acusados ocurrieron del 11 de setiembre del 2018, aproximadamente a las 7:00 p.m., cuando, en apariencia, el imputado se presentó al plantel de RECOPE, en Moín, Limón. 

Una vez dentro de las instalaciones, el acusado se dirigió a las esferas que almacenan gas licuado de petróleo y, según probó la Fiscalía, cortó un cable y retiró dos fusiles que suministraban electricidad. El Ministerio Público evidenció que dañó el sistema de válvulas hidráulicas, siendo esto un peligro para la seguridad común, ya que se irrumpió el bombeo de gas.

El actuar delictivo de Pérez hubiera provocado una explosión que podría haber liberado gas licuado de petróleo a la atmósfera. Sin embargo, esto fue evitado gracias a la rápida acción de​l personal de RECOPE, según la acusación de la Fiscalía.

Confirmaron que el costo total de la reparación de los daños ascendió a la suma de ₡608.870 y el costo por atrasos en la descarga de los buques ascienden a ₡15.486.202.