Edgar Fonseca, editor

El abogado, exdiputado y exministro PLN, Francisco Chacón, justificó el apoyo que le ha brindado en las últimas horas a las primeras decisiones de la nueva administración del presidente Rodrigo Chaves.

“Lo he hecho, en primer término, porque este es un gobierno democráticamente electo y el resultado claro de la voluntad popular. Nos guste o no, es el gobierno legítimo que tendremos por los siguientes 4 años”, afirmó Chacón en una serie de 12 tuits que lanzó a la 1:46 p.m. de ayer viernes.

Chacón fue ministro de Comunicación de la administración Chinchilla Miranda (2010-2014), la última de Liberación. Fue además, jefe de campaña de la fallida candidatura de Antonio Álvarez Desanti, 2018.

Ataque inmisericorde

Según Chacón, ha habido un ataque “inmisericorde” al nuevo gobierno.

“Alguna gente me ha preguntado por qué yo, siendo liberacionista y no parte del gobierno, he puesto algunos tuits favorables a éste y criticando el ataque inmisericorde del que ha sido objeto desde la hora uno”, sostuvo Chacón.

“Quiero que le vaya bien porque eso nos conviene a todos. La grave crisis internacional que se avecina amerita que tengamos un gobierno funcional y concentrado en atender las cuestiones fundamentales”, aseveró.

Objetivos buenos y necesarios

Chacón ratificó que los objetivos del nuevo gobierno son “buenos y necesarios”.

“Los objetivos que se propuso desde el primer día me parecen buenos y necesarios: poner orden en el ICE, rescatar las frecuencias para el 5G, eliminar las pensiones de lujo que quedan, reformar los mercados del arroz y los medicamentos, abrir el mercado del aguacate, hacer una cirugía mayor en el MOPT, cerrar muchos órganos desconcentrados, volver los ojos a la Alianza del Pacífico y al marcado asiático, etc. Ninguna de esas será una labor sencilla y exige un gobierno con fuerza y respaldo para hacerlo”, destacó.

Revisar estrategia contra covid-19

Chacón no cuestiona el polémico decreto sobre las mascarillas sanitarias y la vacunación exigida contra covid-19.

Apenas tomó posesión, Chaves anunció que se eliminaban la mascarilla y la vacunación obligatoria.

La ministra de la Presidencia, Natalia Díaz, dijo el jueves 12 que los anuncios del presidente fueron mal interpretados y pidió tiempo para el acomodo de la nueva administración.

Tras fuertes cuestionamientos legales a eliminar por decreto la vacunación obligatoria, la Presidencia divulgó el miércoles 11 de mayo dos disposiciones ejecutivas que eliminan el uso obligatorio de la mascarilla sanitaria pero no la vacunación, sujeta a lo que recomiende la Comisión Nacional de Vacunación del Ministerio de Salud.

“Hasta el controversial decreto de las mascarillas y la vacunación no obligatoria me parece oportuno discutir. Ya es hora de revisar la continuidad de la estrategia seguida hasta ahora, una vez demostrado que los niveles de vacunación hacen seguro el relajamiento de las medidas”, enfatizó Chacón sobre el tema.

“Todo lo anterior –dijo– no quita que el nuevo gobierno no haya cometido novatadas y errores de procedimiento y comunicación. Gobernar es más difícil de lo que la gente se imagina y más temprano que tarde las autoridades se percatarán de lo que quiere decirse con “ingobernabilidad”.

“Pero esos errores –advirtió– ameritan que se les aconseje y ayude, no tenderlos en la lona para que no puedan hacer su trabajo. Es urgente que el gobierno conforme un equipo legal que le dé solidez a las objetivos de política que se quieren y que se comuniquen las cosas con realismo”.

La arremetida

Según Chacón, ha habido una prematura arremetida cohtra la administración Chaves.

“La arremetida de la que el gobierno ha sido objeto prematuramente no ayuda en nada a que logren avanzar en esos objetivos. No lo dejan acomodarse, concentrarse, pensar con claridad y tomar las decisiones correctas para hacer avanzar la agenda”, remarcó.

“La crítica –agregó– es necesaria y muchas veces ayuda mucho más al criticado de lo que los críticos imaginan. Pero la premura, la intensidad y la magnitud de lo que hemos visto estos 5 días me parecen desproporcionadas y contraproducentes”.

“La consecuencia, intencional o no, de una crítica tan mordaz y desalmada lo único que logra es debilitar a un gobierno ya de por sí débil, tanto por la forma en que hubo de conformar su equipo como por la inexperiencia de éste, y el tamaño de su fracción parlamentaria”, alertó.

“Yo no quiero un gobierno débil, quiero que un gobierno que quiere hacer cosas con las que coincido, las pueda hacer y que las haga bien”, sostuvo Chacón.