El gobierno de Ecuador y el movimiento indígena acordaron este jueves poner fin a las protestas por la carestía de la vida que se desarrollaban desde hace 18 días y han dejado 6 fallecidos, entre ellos un militar, y unos 500 heridos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, informa DW de Alemania.

Las organizaciones indígenas y campesinas que lideraban las protestas acordaron levantar las movilizaciones después de que el gobierno se comprometiera a derogar el estado de excepción, bajar 5 centavos adicionales al precio de los combustibles subsidiados (ya se había anunciado una reducción de 10 centavos) y no dar más concesiones mineras en reservas naturales, zonas intangibles, áreas de recarga hídrica y territorios indígenas.

Los acuerdos fueron anunciados en un acto en la sede de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, que ejerció de mediadora entre ambas partes para reanudar un diálogo que había comenzado el lunes pero que el gobierno rompió el martes tras la muerte de un militar en un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

A partir de este compromiso, las gasolina de 85 octanos pasará a costar 2,40 dólares por galón y el diésel 1,75 dólares, a pesar de que la demanda del movimiento indígena era de que se redujera a 2,10 y 1,50 dólares, respectivamente, precios similares a los de hace un año, agrega DW.