Especial PuroPeriodismo

  • La Comisión Interamericana le comunicó al régimen de Bukele que no es legítimo el estado de sitio o de excepción que ha prorrogado y quiere mantener eternamente y le urgió a respetar el debido proceso y frenar los maltratos y muertes de los detenidos que son llevados a los centros penales.

Editorial, El Diario de Hoy, San Salvador

La Comisión Interamericana le comunicó al régimen de Bukele que no es legítimo el estado de sitio o de excepción que ha prorrogado y quiere mantener eternamente y le urgió a respetar el debido proceso y frenar los maltratos y muertes de los detenidos que son llevados a los centros penales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA), tuvo que recordarle al régimen de Bukele que no puede hacer lo que quiera como cualquier señor feudal, sino que tiene que cumplir las obligaciones que tiene el país en materia de respeto a los derechos humanos. No es una opción, sino una obligación.

La CIDH le comunicó que no es legítimo el estado de excepción o estado de sitio que quiere mantener eternamente y le urgió a respetar el debido proceso y frenar los maltratos y muertes de los detenidos que son llevados a los centros penales.

Y no es cosa de que se va a encaprichar, hacer berrinche y negarse a cumplir, porque se trata de convenidos solemnemente suscritos por El Salvador.

El respeto a los preceptos constitucionales y los tratados por los gobiernos, las instituciones y la población es lo único que fundamenta la seguridad en las naciones, asegurando que la vida pública va a regirse por un orden racional, predecible, no sujeto a los caprichos de nadie.

Nuestra Constitución y pese a sus fallas clara y explícitamente establece un orden republicano de vida basado en la separación de poderes, pesos y contrapesos institucionales además de garantizar a cada ciudadano que será juzgado de acuerdo a procesos establecidos, lo que se viene violando sistemáticamente desde el primero de mayo del año pasado cuando se entronizó una legislatura manipulada por el Ejecutivo, aprobando sin discusión lo que la presidencia envía, incluyendo endeudar más y más al país, deudas que recaerán inexorablemene sobre las actuales y futuras generaciones de salvadoreños.

“No existen nuevas justicias por descubrirse”, esquemas que faculten a la gente, a los pobladores en un país, regir sus vidas en libertad, buscar sus propios senderos sin estar coaccionados ni vivir temerosos de ser arbitrariamente perseguidos, encarcelados, estar expuestos a sufrir torturas y violencia extrema.

Especial PuroPeriodismo: El Diario de Hoy, Sa Salvador