Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter Alejandro Giammattei

El presidente Rodrigo Chaves tendrá una llamada telefónica este viernes con su homologo de Guatemala, Alejandro Giammattei, enfrentado a EE.UU. que lo cuestiona por severas violaciones a los derechos humanos y extendida corrupción durante su mandato.

La llamada será a las 2 p.m., según la agenda del gobernante para este viernes divulgada por Casa Presidencial.

No se informa qué temas tratarán ambos jefes de Estado.

El gobierno de Giammattei está en la mira luego de recientes decisiones judiciales contra ejecutivos del diario El Periódico, cuyo director el reconocido periodista, Rubén Zamora, fue detenido en investigaciones de supuestos delitos financieros.

Zamora, recio crítico de la gestión de Giammattei, denunció que su caso es producto de persecución política oficial.

Disparo en violaciones a derechos humanos

La Ong, Udefegua, que defiende la vigencia de derechos humanos en Guatemala, denunció que durante la administración de Giammattei, crecieron las violaciones en ese ámbito en dicho país.

Durante los dos años de gobierno Giammattei, dicho ente ha documentado un total de 2057 agresiones contra personas, organizaciones y comunidades defensoras de derechos humanos, lo cual representa un sustancial incremento de la violencia contra quienes defienden derechos y libertades fundamentales en el país.

Durante los cuatro años del gobierno de Jimmy Morales las agresiones registraron un total de 1642, por lo que podemos determinar que en dos años de gobierno se ha dado un incremento de 415 agresiones. Y tan solo es superado por los cuatro años de gobierno de Otto Pérez Molina, pero que de continuar en la misma tendencia duplicará las 2260 registradas del 2012 al 2015, agrega dicha Ong

Ni fue a la Cumbre de las Américas

Enfrentado a EE.UU., Giammattei rechazó asistir a la Cumbre de las Américas, celebrada en Los Ángeles del 6 al 10 de junio.

“Tomé la decisión de no asistir a la cumbre -de Las Américas-, incluso le mandé una carta al presidente Biden en donde me excusó de asistir por no estar de acuerdo en la forma en la que hemos sido maltratados por personas del Departamento de Estado, que en una clara injerencia en los asuntos internos del país nos presionaron, nos dijeron que iban a tomar decisiones contra Guatemala si, por ejemplo, nombraba a la fiscal o la volvía a nombrar”, dijo Giammattei, según el diario Prensa Libre de Ciudad Guatemala.

El mandatario –añadió dicho medio– acusó a tres altos funcionarios del Departamentos de Estados y señaló que “gente como Todd Robinson, Juan González o Brian Nichols en donde no solo en los tuits del Departamento de Estado, sino de sus redes sociales promueven a todas luces la desestabilización del país, se declaran precisamente contra el gobierno y por esa razón nosotros les hicimos ver que no íbamos, no podemos ir a un lugar donde no nos tratan bien”.

Juan González, asesor del presidente Biden, para Latinoamérica, confirmó de previo a la cumbre que no invitaban a Giammattei por tener Guatemala actividades “muy inquietantes” en perjucio de los derechos humanos y la democracia.

De Guatemala, mencionó las acciones de la fiscal general, Consuelo Porras, sancionada por EE. UU., y las amenazas contra la sociedad civil, así como la corrupción “extendida” en este país, según Prensa Libre.

Se dice víctima del Departamento de Estado

Giammattei, al justificar su ausencia de la Cumbre, aseguró que “estamos siendo atacados virulentamente desde el Departamento de Estado, incluso el último informe (…) sobre derechos Humanos nos pone a la altura de Nicaragua Cuba y Venezuela, cosa que es totalmente incorrecta, con apreciaciones absurdas y con unos juicios de valor muy arriesgados en el que comprometen, incluso, el proceso democrático en Guatemala, entonces ante esas razones preferimos no ir y el no ir también es un mensaje”, agrega Prensa Libre.

“Nosotros estamos francamente molestos, pero esperamos que este mensaje de la no presencia significa darle una vuelta a la página y revisar las relaciones bilaterales y poder entrar en proceso de trabajo de común acuerdo, respetando por supuesto la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos del país”, prosiguió Giammattei.

El mandatario señaló que “somos atacados porque somos un país conservador desde el punto de vista de la protección de la vida y la familia (…) esa política pública ha sido una de las mayores discrepancias con el gobierno de EE. UU. que prefiere otro tipo de supuestas libertades donde se promueve el aborto”, cita el diario guatemalteco.