Edgar Fonseca, editor

Los precios de los combustibles subieron desde medianoche y quedaron: gasolina súper: ¢1.104, litro; regular: ¢1.081; diésel: ¢1.004, en una de las mayores alzas de los últimos meses.

El alza de las gasolinas es de ¢88 y de ¢131 para el diesel, por litro.

Según el presidente ejecutivo de Recope, Juan Manuel Quesada, el costo de adquisición de los combustibles representa el mayor componente de la tarifa.

No depende , dijo, de Recope, Aresep, ni del Gobierno.

Lo atribuye a múltiples situaciones en el entorno internacional que afectan ese mercado.

Así lo destacó el 20 de julio tras el anuncio del alza que entró en rigor hoy.

Recope ratificó las razones dadas por Aresep para justificar la fuerte alza: el precio internacional de los combustibles y la devaluación del colón respecto al dólar.

En cuanto a la incidencia que tiene el precio internacional de los combustibles en el país, se tiene que las compras de combustibles que realiza Recope son efectuadas mediante procesos de contratación internacional, altamente participativos y transparentes, sostuvo dicha entidad.

Afirmaron que Recope siempre compra las gasolinas y el diésel por debajo de esos precios y esa eficiencia se traduce en ahorro para todos los costarricenses.

“Se nos fue de la mano”

El presidente Rodrigo Chaves admitió el miércoles el impacto en los consumidores por la fuerte subida en los precios de los combustibles.

“Se nos fue de la mano la situación”, reconoció en la conferencia de prensa semanal, la primera que realiza tras haber suspendido actividades públicas debido a afecciones estomacales y respiratorias que le aquejaron luego de una intensa gira por localidades de Guanacaste con motivo del 198 aniversario de la Anexión del Partido de Nicoya.

Ante la galopante subida de los costos, Chaves dio marcha atrás y retomó un plan de PLN y PUSC para reducir el impuesto a los combustibles.

Dicho proyecto fue cuestionado inicialmente por el gobernante y el ministro de Hacienda, Nogui Acosta, debido al fuerte impacto en el fisco.

Ahora va con urgencia

“Ante cualquier aumento más allá de ¢900, producto de la situación global o lo que fuese en estos momentos, el Estado costarricense se va a sacrificar para que no suba de ahí. Si baja de ₡900, buena la hora”, aseveró.

“He instruido al ministro de Hacienda y a la ministra de la Presidencia que preparen con carácter de urgencia un proyecto de ley para asegurar que el costo de los combustibles sea una realidad”, confirmó el mandatario.

Las justificaciones de Recope

Según Recope, la fijación tarifaria definida por Aresep comprende el periodo del 11 de junio al 7 de julio del presente año, y obedece a la aplicación de la metodología vigente, aprobada por el ente regulador.

En este periodo, detallaron, el país requirió dos embarques de diésel. En el caso del primero (11 junio), el precio internacional en el puerto de embarque (FOB, por sus siglas en inglés) se encontraba en US$184,35 por barril y Recope adquirió el producto a un precio de US$176,14/barril. El segundo embarque (29 junio) se compró a US$153,76/barril, mientras que el precio internacional FOB estaba en US$ 167,00/barril. En cuanto a la gasolina, también se compraron dos embarques, en dicho periodo.

El primero de ellos (17 de junio) se compró a US$157,39/barril cuando su precio internacional FOB en el mercado fue de US$167,42/barril. El segundo de los cargamentos (27 de junio) RECOPE logró un precio de US$156,68/barril, cuando el mercado internacional ofrecía el producto internacional FOB en US$167,01/barril.

Recope sostiene que los embarques de combustibles obedecen a una programación anual, la cual es actualizada cada mes, para cada uno de los productos, con el fin de atender las necesidades del país, según la demanda y los niveles de inventario.Últimas compras tienden a la baja.

El 16 de junio de este año, se registró el precio de referencia internacional (FOB) más alto de este año en el diésel y la gasolina, siendo estos US$191,14 y US$192,62 por barril, respectivamente. Sin embargo, Recope no compró ese día.

Para el estudio tarifario anunciado por Aresep se han considerado dos embarques con precios menores para cada producto. En el caso del diésel, los precios fueron de US$176,14 y US$153,76 y para la gasolina fueron de US$157,39 y US$156,68, todos por barril.

Más recientemente, el 11 de julio, Recope adquirió un embarque de diésel por US$145,69 por barril y el 9 de julio, un embarque de gasolina con un valor de US$133,67 por barril, añadió el análisis institucional difundido el 20 de julio.

Medidas adoptadas *

Ante la escalada de precios de los combustibles que venía presentándose a nivel internacional, el país, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo tomaron decisiones acertadas y efectivas para paliar esa situación.

Dentro de ellas:

• Se emitió un decreto que permitió trasladar ahorros en beneficio a la población más vulnerable: la que se moviliza en transporte público, los agricultores, pescadores, comerciantes y transportistas de carga.

• Se postergó el decreto MOPT-MINAE 43166 que obligaba a subir el estándar de calidad a euro 6 a partir del 1 de enero del 2023, lo cual hubiera encarecido el precio de los combustibles.

• Se eliminaron los subsidios a los asfaltos para bajar aún más el precio por litro de la gasolina y el diésel.

• El Poder Legislativo aprobó una Ley que congeló los aumentos al impuesto único a los combustibles por seis meses.

• Recope anunció que durante este año no solicitaría aumentos tarifarios relacionados a sus operaciones, exigiendo a lo interno de la Empresa mayores eficiencias.

  • Fuente: Recope