La receta parece haber sido calcada de un libreto de Donald Trump: atacar a la prensa, calificándola de “canalla” y de ser el enemigo, restarle importancia  a las vacunas contra el COVID-19 y el uso de las mascarillas, atacar a médicos y científicos de la Comisión Nacional de Vacunación, firmar al menos un decreto que se cayó al ser cuestionado legalmente y subirse al podio cada semana en visibles y confrontativas conferencias de prensa que atraen a miles de televidentes, destaca un informe de la cadena Telemundo basada en Miami. 

Presidente de Costa Rica declara guerra a la prensa con amenazas, titula en su sitio web.

Ese ha sido el modelo del nuevo presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves Robles, un economista y exministro de Hacienda, que en 2019 fue degradado de su puesto gerencial en el Banco Mundial, y castigado con una congelación salarial de tres años, por “comportamiento inapropiado de naturaleza sexual”, luego de que varias funcionarias de la entidad financiera lo acusaran por hostigamiento sexual, según lo señaló el Tribunal Administrativo del banco, agrega el informe del periodista costarricense Ronny Rojas.

Irónicamente –añade– Chaves llegó al poder impulsado en buena medida por la popularidad de la periodista Pilar Cisneros Gallo, su compañera de partido y actual jefa de la fracción oficialista en el Congreso, quien durante años fue el rostro del noticiero de Canal 7, con una posición muy crítica hacia la clase política que le valió encontronazos con los gobernantes de turno.

Especial PuroPeriodismo: El nuevo presidente de Costa Rica arremete contra la prensa y la denomina el enemigo, Telemundo