Edgar Fonseca, editor/Foto Minor Solís, Asamblea Legislativa

“Si hacemos lo correcto, Costa Rica no tiene que ser un Estado fallido; un narcoestado”, sentenció este jueves el presidente Rodrigo Chaves durante un foro legislativo sobre la inseguridad con la participación de los jerarcas de los supremos poderes.

“Si hacemos lo correcto –añadió– Costa Rica no tiene que vivir las experiencias que han vivido países vecinos”.

“Démonos la mano y demos esta lucha juntos”, instó Chaves mientras posó con el presidente del Congreso, Rodrigo Arias, la presidenta interina de la Corte Suprema de justicia, Patricia Solano, y la diputada Gloria Navas, vicepresidenta del Congreso, al finalizar el evento.

“No podemos fracasar cuando los actores políticos de nuestra nación tienden puentes entre ellos, cuando la división no encuentra espacio en las agendas y la unidad se convierte en la divisa que nos amalgama por el mayor beneficio de quienes confían en nosotros”, insistió.

Sus manifestaciones fueron coincidentes con la preocupación que externó hace una semana en una gira en puerto Limón por los altos índices de inseguridad y violencia en la provincia Atlántica.

Limón triplica, con 33 homicidios por cada 100 mil habitantes, la tasa nacional de dichos delitos en lo que va del año.

Al inicio de agosto superó la cifra de 100 muertes, particularmente por ajustes de cuentas entre grupos criminales narco.

Aparte de disponer 1.500 oficiales de la Fuerza Pública para seguridad en la zona, Chaves anunció la intervención de emergencia en operaciones portuarias de exportación contaminadas por acciones del narcotráfico internacional.

El gobierno dispuso intervenir en la megaterminal APM de Moín para tratar de contrarrestar la acción delincuencial.

“Sin soluciones inmediatas de veras que nos convertiremos en un narcoestado”, alertó la diputada Navas Montero, promotora del foro.