Apuntes al cierre del Torneo de Apertura 2022

Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter LDA CR

Naufragio manudo-Alajuelense vuelve a fracasar en pos del título nacional.

Un monumental derroche de recursos, de planilla, de imagen, de prestigio, de infraestructura, con su equipo masculino mayor, tirado por la borda, otra vez, en las instancias finales.

Un solitario campeonato en 18 torneos cortos.

Cadena de fracasos sin precedentes.

Toda una pesadilla para su noble afición.

Sus actuales dirigentes se quedaron sin respuesta ni fórmula deportiva competitiva.

Puerto, grata sorpresa-Puntarenas volvió con clase a la división mayor.

Pasó una tormentosa segunda fase del torneo pero supo cazar su cupo a las semifinales.

Ante Herediano demostró ser un conjunto bien estructurado, aplicado, pundonoroso.

Le cobró factura su inexperiencia y atrevimiento.

“S”, volver o volver– El “Rey de copas” no tiene otra alternativa que alcanzar la 37.

Lo contrario sería dilapidar un torneo en que sacudieron el mercado con las contrataciones más llamativas.

Sería prolongar la frustración y el sinsabor tras el convulso trance técnico ibérico por el que recién pasaron.

Sería seguir ausentes del podio, algo insoportable para su masa de seguidores.

Tiene al frente en la superfinal a la que se ha convertido en su “bestia negra” en tiempos recientes.

Herediano, superlíder– Línea por línea es el conjunto más sólido del país.

Candidato indiscutible al título.

Sorprendió su debacle en la Liga Concacaf.

Con una fórmula simple de veteranía, espuela y juventud; de cazar valores desperdiciados en otras tiendas y de otear, oportuno, en el horizonte se pasean como los amos de la década.

Cartaginés, ¿flor de un día?– El cuadro brumoso pasó del éxtasis a la agonía.

Un amargo torneo corto como campeones y la abrupta salida de un técnico que les abrumó inesperadamente de gloria tras 70 años de espera.

Recompone filas en busca de volver a acariciar los laureles recién extraviados.

Catar en la mirilla– La final nacional se juega con la Tricolor haciendo maletas hacia el Mundial de Catar.

Son muchos los apuntes que debe estar tomando el técnico nacional tras estas últimas jornadas.

¿A quién deja, a quién suma, para el ansiado torneo global?

Pero, pasado este capítulo, se impone, de su parte, tras la acertada decisión de extenderle el contrato, una profunda cirugía en las estructuras competitivas federativas anegadas en fracasos.

Esa es una deuda mayor de los dirigentes con el fútbol nacional.