Edgar Fonseca, editor

Preocupado por las discrepancias con sus ministros y posibles demandas, el presidente Rodrigo Chaves echó atrás con la promesa electoral que en su administración se transmitirían en vivo las sesiones de Consejo de Gobierno.

En campaña, en un debate ante el candidato PLN, José María Figueres, Chaves afirmó que en su gobierno no iba a “andar hablando con su equipo cositas en secreto, como hacen otros”.

En medio de crecientes críticas por no cumplir tal promesa, la noche del domingo sostuvo que no cumplirá con dicho compromiso.

“Solo los ríos y los tontos no se devuelven”, aceptó.

“Me equivoqué”

“Me equivoque y ni voy a mentirles a ustedes ni a engañarlos”, reconoció en cadena nacional de televisión.

“Recuerdo que, en uno de los debates, mi contrincante me dijo que las sesiones del Consejo de Gobierno no deben ser públicas. Ahora, tengo que decir que esto es en lo único en que creo voy a terminar dándole la razón”, admitió.

“La discusión no debe ser pública para no limitar la expresión y discusión de ideas de una manera intensa, pero constructiva”, añadió.

“Esto –dijo– es como una familia: usted se sienta con sus parientes, su esposa, esposo en la mesa de la cocina y discuten cosas que tiene que ver con sus hijos, el comportamiento, el tío o la tía que hacen cosas que molestan a la familia. Esas cosas no se discuten delante de todo el mundo”.

“Yo podría cumplir la promesa engañándolos”, comentó.

“¿Cómo haría eso? Tenemos la discusión antes fuera de cámaras. Hacemos todo lo que debemos hacer para llegar a una decisión y, luego, prendemos las cámaras en un escenario y los ministros levantan la mano y las ministras también, como un robot”, amplió.

“Me disculpo, pero sinceramente les digo ´cambié de opinión´ y creo que eso demuestra flexibilidad y sinceridad”, manifestó.