PuroPeriodismo/Foto O Globo, Brasil

Dos décadas después de convertirse en el primer presidente de origen obrero de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva reasume el cargo este domingo con una serie de problemas urgentes a solucionar aún mayores que en aquel momento, según expertos, destaca un análisis de BBC Mundo.

Basta observar el contexto del cambio de mando en Brasilia para notar algunas diferencias con lo que ocurría el 1º de enero de 2003. 

El hoy mandatario saliente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, optó por viajar a Estados Unidos y evitar pasarle en persona la banda presidencial a su sucesor de izquierda, en medio de una fuerte polarización política, tensión e inquietud por eventuales hechos de violencia, agrega dicha cadena.

Este escenario contrasta como el día y la noche con el que había 20 años atrás, cuando el entonces presidente, Fernando Henrique Cardoso, le pasó el mando a su opositor Lula entre sonrisas, abrazos y un clima de tranquilidad democrática.

Especial PuroPeriodismo/BBC Mundo