PuroPeriodismo/Especial BBC Mundo/Google Images

En la madrugada del 16 de febrero, mientras dormía, el escritor Sergio Ramírez se enteró de que ya no era ciudadano nicaragüense. 

Ramírez es una de las 94 personas que ese día perdieron “sus derechos ciudadanos de forma perpetua”, según una sentencia de las autoridades judiciales de Nicaragua.

“Ordénese la pérdida de la nacionalidad nicaragüense de todos los acusados”, sentenció el Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Managua.

Una semana antes, el 9 de febrero, el gobierno de Daniel Ortega había liberado a 222 opositores que mantenía presos y la justicia los expulsó vía aérea a Estados Unidos. También a ellos se les retiró la nacionalidad.

Ramírez vive exiliado en Madrid luego de que en 2021 la fiscalía de Nicaragua dictara una orden de captura en su contra.

El escritor, que fue vicepresidente en el primer gobierno de Ortega entre 1985 y 1990, es hoy un acérrimo opositor. 

Ramírez conversó con BBC Mundo sobre la sentencia del tribunal, y qué significa para él, para Nicaragua y para el gobierno de Ortega esta nueva medida que pesa en su contra.

PuroPeriodismo/Especial BBC Mundo