PuroPeriodismo/14ymedio, La Habana

Imágenes en blanco y negro, tono policial y música de suspenso. Televisión Cubana no escatimó recursos para contar, con el máximo dramatismo posible, el presunto robo de 133 toneladas de pollo congelado de la Empresa Comercializadora de Alimentos de La Habana. Unos 30 imputados –11 de ellos en prisión preventiva– están, según la Policía, vinculados al hecho.

El faltante de unas 1.660 cajas de pollo de la marca estadounidense Tyson, detectado por el departamento de control de la entidad, hizo saltar las alarmas de los directivos, narra el reportaje. Rigoberto Mustelier, director de la Comercializadora, descubrió que faltaban 26 toneladas e inmediatamente, afirma, ordenó hacer un inventario y llamó a la Policía.

Los agentes hicieron sus propios cálculos, mirando las grabaciones de seguridad de los almacenes y las “fluctuaciones de temperatura” del frigorífico, e informaron a Mustelier de que el faltante era mucho mayor: 133 toneladas, precisó la teniente Olga Panque, que también compareció en televisión.

La noche del robo –Televisión Cubana no le pone fecha– varios “vehículos sospechosos” circularon por las afueras del almacén

“Puede ser la canasta básica de una provincia mediana”, comentó Mustelier y a partir de ahí el reportaje se enfocó en argumentar que si “el pueblo” no tiene pollo en los próximos días, ya sabe dónde buscar a los culpables: “Jefes de turno, tecnólogos y desocupados ajenos a la empresa. Había trabajadores implicados”, aseguró el teniente coronel Rafael Galera, “que sustituían los sellos oficiales de la entidad” y los cambiaban por “otros que traían de la calle”.

La noche del robo –Televisión Cubana no le pone fecha– varios “vehículos sospechosos” circularon por las afueras del almacén. La Policía explica que por cada caja se pagaba en el mercado informal 3.800 pesos, y que se vendían “en casas de personas que se hacían pasar por trabajadores por cuenta propia o de mipymes“.

PuroPeriodismo/14ymedio, La Habana