Edgar Fonseca, editor

“El Estado de Derecho nunca es un estorbo para gobernar”, advirtió el presidente del Congreso, Rodrigo Arias, tras ser reelecto ayer 1.º de mayo con sólido respaldo –36 votos– a un tercer mandato en un mayor revés para el presidente, Rodrigo Chaves, quien fracasó en amarrar una alianza gobierno-oposición para dominar el Directorio legislativo.

“Hoy, más que nunca, este parlamento debe ser guardián y garante de la gobernabilidad de nuestro país”, ratificó Arias quien rompió un eventual diálogo con Chaves, para negociar el Directorio, luego que este atacara a diputados y a la Contralora General de la República, Marta Acosta, en un discurso en puerto Limón el 16 de abril.

“Se gobierna a partir de ese Estado de Derecho”, sentenció.

Las manifestaciones de Arias se dieron horas antes que el presidente Chaves se presente ante la Asamblea Legislativa este jueves, 3 p.m., bajo la expectativa de que anunciará una convocatoria a un referéndum sobre la venta del BCR, las jornadas 4-3 y una reforma a la ley de contratación administrativa para impulsar la Ciudad Gobierno.

En esas iniciativas, Chaves ha enfrentado la resistencia de una mayoría de diputados.

“Yo preferiría que aquellos que han estado sentados en la manguera por dos años digan: ya sentémonos a conversar seriamente”, presionó el mandatario en recientes declaraciones.

“A mí me quieren decir dictador, que quiero brincar a la Asamblea. No, yo no los voy a destituir, yo no me estoy brincando a nadie, estoy construyendo puentes con el pueblo”, alegó.

“El Estado de Derecho nunca es un estorbo para gobernar”

“Permítanme que lo diga con claridad y contundencia: en una democracia centenaria como la costarricense, el Estado de Derecho nunca es un estorbo para gobernar”, aseveró Arias en su mensaje tras ser reelecto.

“Resguardarlo, fortalecerlo y adecuarlo a las necesidades de nuestro tiempo, por los medios democráticos y constitucionales vigentes, ha de ser un cometido siempre presente en nuestra labor”, prometió.

“La conducción de este parlamento ha de estar guiado por el acatamiento a nuestras normas constitucionales, en procura de atender una agenda nacional que atienda los problemas más acuciantes de nuestra sociedad e impidiendo las agresiones políticas, particularmente contra las mujeres, las cuales han sufrido una inusual violencia en los últimos tiempos”, alertó.

Afirmó que ningún desplante los sacará del sendero de ese diálogo y que ninguna provocación será mayor a nuestra responsabilidad y lo que se espera de nosotros como parlamento.

“Las trifulcas diarias contaminan nuestro discurso que se vuelve virulento, en un dime que te diré, de polémicas diseñadas muchas veces a propósito, para distraernos de lo esencial, para ahondar en contradicciones y visiones maniqueas divergentes de nuestros más altos valores”, previno el dos exveces ministro de la Presidencia durante los mandatsde su herman Oscar Arias, (1986-1990), (2006-2010).