Arias ofrece disculpas por no haber permitido congreso de lesbianas hace 30 años

33

Edgar Fonseca, editor

El expresidente y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, ofreció disculpas, este miércoles, por haber no haber otorgado permiso a un encuentro de lesbianas hace 30 años al final de su primera gestión, (1986-1990).

“Indiscutiblemente cometí un grave error”, reconoció en un post Facebook. 

Narró que en abril de 1990, durante los últimos días de su primera administración, se anunció un congreso de lesbianas que tendría lugar en Costa Rica.

“Yo no aprobé la realización de ese evento”, confirmó el exmandatario quien el domingo censuró cualquier tipo de persecución contra el movimiento LGTBI+ luego que el gobierno boicoteó la tradicional Marcha de la Diversidad y anuló una declaratoria de “interés cultural” del evento que firmó la hasta entonces ministra de Cultura, Nayuribe Guadamuz. 

La exjerarca fue destituida abruptamente el sábado 29 de junio al igual que el comisionado para la Inclusión Social por no haber consultado la declaratoria con el 0residente Rodrigo Chaves.

Cambio vertiginoso

“Hoy hablo desde la atalaya de 34 años de experiencia y de conocimiento de la naturaleza humana”, añadió Arias en su post.

“Hoy, jamás tomaría una decisión de esa índole”, afirmó. 

“En materia de derechos humanos –resaltó–las nociones cambian a un ritmo vertiginoso y los seres humanos evolucionamos, cambiamos, maduramos”. 

“Las intransigencias o rigidices de antaño tienden a flexibilizarse, y nuestra comprensión del mundo se hace más ecuménica y más inclusiva”, destacó. 

“Atrás –dijo– han quedado los férreos cánones con que alguna vez juzgamos a nuestros semejantes y hoy apreciamos la diversidad y ese hecho formidable que llamamos “diferencia””. 

“Cometí un error”, admitió. 

“El Oscar Arias de 2024 no es la misma persona que el Oscar Arias de 1990”, declaró. 

“Hoy –agregó– entendemos mejor que nadie elige libremente sus preferencias sexuales”.

“Cuando Napoleón mandó a ejecutar al duque de Enghien, el legendario político e intelectual -quien además era el ministro de relaciones exteriores de Bonaparte- Charles Maurice de Talleyrand comentó sombríamente: “fue peor que un crimen, fue un imperdonable error”. Yo, hoy, hago mías las palabras de Talleyrand”, aseveró.

“Me depara una profunda paz y una honda satisfacción poder ofrecer mis disculpas al grupo de mujeres cuyo congreso en su momento no aprobé”, dijo.

“Esta es una disculpa que no llega tarde: llega en el justo momento en el que le correspondía llegar. Juzgar, evaluar, ponderar, autorizar, sancionar, ejercer el poder de la sindéresis, esto es, distinguir entre el bien y el mal, es el acto más difícil de la vida, el acto que más hondamente compromete nuestra naturaleza humana”, remarcó. 

“Mi disculpa proviene de los estratos más profundos de mi alma y eso es lo que más valor le confiere”, puntualizó el exgobernante.

Deja un comentario