La bomba periodística del inicio del año, la entrevista de la presentadora Oprah Winfrey al astro del ciclismo, caído en desgracia, Lance Armstrong y sus confesiones de dopaje. Reseña el diario El País de Madrid: “Oprah Winfrey no esperó un minuto: “¿Alguna vez tomaste sustancias dopantes prohibidas?” “Sí”, contestó Lance Armstrong. “¿Alguna vez consumiste EPO?” “Sí”. ¿Te hiciste transfusiones de sangre? “Sí”. “¿Utilizaste testosterona, cortisona y hormona del crecimiento?” “Sí”. “¿Usaste sustancias prohibidas o transfusiones en todas tus victorias en el Tour?” “Sí”. ¿Es posible ganar el Tour de Francia sin doparse, en siete ocasiones seguidas?” “En mi opinión, no”.

La confesión de Armstrong, añade El País,  es también un reconocimiento de que mintió en sus declaraciones juradas ante la Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA) y los tribunales de justicia, lo que podría dificultar sus casos pendientes y valerle una acusación por perjurio.

Pero el gran reto para Oprah, dice la agencia Reuters, es garantizar que tras este hit exclusivo la audiencia retornará a su canal de cable OWN. Añade Reuters “El éxito futuro de la red, que es co-propiedad de Discovery Communications, dependerá de su capacidad de transformar una parte de la audiencia que sintoniza a la entrevista en espectadores regulares. Eso le podría permitir incrementar tanto sus tarifas de publicidad y las tarifas que cobra a los operadores de cable como Comcast Corp para llevar a la red”.
“Sostener interés sobre una base constante es el problema”, dijo Magid Associates TV consultor Steve Ridge. “Es muy parecido a CNN conseguir grandes números durante un desastre mayor, o el Weather Channel conseguir audiencia pesado durante los eventos meteorológicos más importantes. Las cumbres rápidamente se convierten en valles con centenares de canales de cable para elegir.”

Leer más

Enhanced by Zemanta