Aaron Hernández fue detenido y sacado de su hogar en Attleboro, Massachusetts, con las manos esposadas en la mañana de este miércoles. Poco tiempo después, su equipo los New England Patriots despidieron a su “ala cerrada” estrella, diciendo en un comunicado que “habían hecho lo correcto”.

 

 

Enhanced by Zemanta