La Nación de Buenos Aires dice que la mandataria giró estricto silencio para los medios de comunicación y para los ministros de gobierno sobre la evolución de su salud. Cristina Kirchner fue operada de un hematoma cerebral a raíz de una caída que sufrió el 12 de agosto.  Se encuentra de muy buen ánimo, según los más recientes reportes oficiales.

El periodista Mariano Obarrio de La Nación dice: “La información fluía ayer por un circuito muy cerrado de la Presidencia. Sólo la administraban quienes tendrán a su cargo la gestión efectiva del gobierno durante el interinato de Boudou.

“Nosotros, muchos de los ministros y secretarios, nos enteramos por los portales y por los comunicados de la Presidencia o de la clínica. Todo lo maneja la mesa chica de Olivos”, confió a LA NACION un funcionario habitualmente bien informado. Los miembros de esa mesa son el secretario legal y técnico, Carlos Zannini; quien tendrá la conducción política del Gobierno, el jefe de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE), Héctor Icazuriaga, y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. Además, prestarán asistencia en la gestión diaria el propio Boudou, que tendrá la firma de los decretos y resoluciones administrativas, y Máximo Kirchner, el hijo de la Presidenta.”

Los medios oficialistas no publicaron impactantes fotos de Kirchner cuando ingresaba a la clínica Favaloro donde fue operada, dice Clarín.

Leer más