Lo denunció Gary Pruitt, presidente y CEO de Associated Press en la 69 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Denver, Colorado. El sitio utsandiego.com del San Diego Unión, California, destaca: “la intervención secreta del Departamento de Justicia de EE.UU. de los registros de miles de llamadas telefónicas hacia y desde los periodistas de AP en 2012 es una de las violaciones más flagrantes de la Primera Enmienda a la Constitución de los EE.UU. que ha enfrentado AP en sus el 167 años de existencia.

La acción del Departamento de Justicia repercutió mucho más allá de los EE.UU., incluyendo a América Latina, donde los periodistas han luchado durante décadas para ejercer la libertad de prensa en los regímenes autoritarios, dijo Pruitt.

“Las medidas adoptadas por el Departamento de Justicia no podría haber sido más hechas a la medida para el confort de los regímenes autoritarios que quieren suprimir los medios de comunicación. “Los Estados Unidos también “pueden decir que lo hacen”, dijo Pruitt.

Una prensa libre e independiente “diferencia a la democracia de la dictadura; separa una sociedad libre de la tiranía”, dijo.

 

Leer más