Solamente unos días después  de salir absuelta una usuaria de una convicción de tráfico por el uso de Google Glass tras el volante, el dispositivo de realidad aumentada de la compañía de búsqueda está poniendo a prueba una vez más la ley norteamericana.

El sábado, un hombre de Ohio fue detenido durante varias horas por agentes federales que sospechaban que la grababa una película en una sala de cine de localidad utilizando la función de vídeo de Google Glass.

Leer más en el Washington Post

Enhanced by Zemanta