Informa el diario El Mundo de Madrid: “Teresa Romero Ramos, la auxiliar de enfermería contagiada por ébola en el Hospital Carlos III de Madrid, contrajo la enfermedad al tocarse la cara con los guantes con los que había entrado en la habitación del misionero Manuel García Viejo, según ha anunciado el jefe de Medicina Interna del Hospital La PazGermán Ramírez, quien ha hablado de un “descuido”.

Romero ha afirmado que se enteró por la prensa de su contagio y no por el personal sanitario que la estaba atendiendo en urgencias del Hospital de Alcorcón (Madrid). “Nadie me lo dijo, lo intuía pero me enteré por el móvil. Lo sospeché porque la última vez entraron con un buzo blanco, pregunte al médico por mi resultado y no habló claro. Vi el móvil y vi que había dado dos positivos por ébola. No te dicen a la cara: oye Teresa, que tienes ébola”, según ha señalado en declaraciones a Cuatro recogidas por Europa Press”.

 

Leer más