Angélica Rivera, exactriz de telenovelas dijo a la revista Hola que es la residencia de la familia presidencial mexicana. La mansión tiene un costo de $7 millones y los medios periodísticos identifican como propietaria de la mansión a una empresa ligada al consorcio Higa que ganó una licitación para desarrollar un tren de alta velocidad México-Querétaro. El Gobierno mexicano canceló de manera fulminante la licitación.

La investigación periodística del sitio Aristegui Noticias detalla paso a paso los orígenes  de la propiedad y las razones de interés público para que la primera dama y el presidente Enrique Peña Nieto rindan cuentas de esta propiedad  a la opinión pública. La propiedad no aparece en la declaración oficial de bienes del presidente.

Dice el sitio Aristegui Noticias: “Una investigación de varios meses realizada por este equipo de periodistas, con el apoyo de la plataforma de periodismo latinoamericano Connectas y el International Center For Journalists, pudo confirmar que la residencia se ubica en Sierra Gorda número 150 y que no está registrada a nombre de Enrique Peña Nieto, tampoco al de Angélica Rivera ni a los de sus hijos.

La residencia –con un valor aproximado de 86 millones de pesos, unos 7 millones de dólares (al tipo de cambio de julio pasado), según un avalúo independiente contratado para esta investigación (Descarga el avalúo aquí)– es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa que pertenece a Grupo Higa.

Grupo Higa, a través de su filial Constructora Teya, integra el consorcio de empresas nacionales y extranjeras al que le fue revocada la licitación para construir el tren de alta velocidad México-Querétaro.

La investigación comprueba que el Estado Mayor Presidencial (EMP) resguarda la casa de Sierra Gorda 150, y que el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa participaron, personalmente, con el arquitecto que diseñó la residencia, para que el trazo se ajustara a sus necesidades familiares.

 

Leer más