Informa la cadena Sky News: “Un preso que pasó casi 30 años en el corredor de la muerte en Alabama salió libre por falta de pruebas en su contra.

“Gracias Jesús”, dijo Anthony Ray Hinton , de 58 años , al salir de la cárcel del condado de Jefferson en Birmingham para abrazar a su familia.

Hinton dijo que las autoridades pudieron haberse ahorrado su encarcelamiento si sólo hubiesen probado el arma en los asesinatos que fue declarado culpable de cometer.

Los fiscales decidieron no volver a acusar a Hinton por los asesinatos de dos gerentes de una venta de comida rápida en Birmingham, en 1985, después que los expertos no pudieron determinar que las balas fueran disparadas desde el revólver encontrado en su casa”.

 

Leer más