Los secretos de la legendaria periodista italiana Oriana Fallaci. Entrevistó a los más famosos, poderosos y temidos y a todos los desnudó sin tapujos. Tenía el coraje de decirles la verdad en la cara. Henry Kissinger, exsecretario de Estado de EE.UU., dice que nunca tuvo una conversación “más desastrosa” con un miembro de la prensa como la que pasó con Fallaci. Y el Ayatola Khomeini de Irán la dejó sola porque ella no hizo una reverencia ante él. La última etapa de su vida la dedicó a denunciar la penetración islámica en Europa.

Semblanza de Fallaci, a nueve años de su partida, en el sitio ozy.com: “¿Cómo hace usted para nadar en un chador?”, le preguntó al ayatolá Khomeini antes de quitarse su pañuelo y tirárselo a los pies. Khomeini le había concedido una entrevista exclusiva mundial, pero ella no se inmutó cuando el anciano indignado se levantó y se fue. Ella se negaba a hacerle reverencia a nadie, ni siquiera al líder supremo de Irán.

Así es como Oriana Fallaci, se convirtió en 1979 en una periodista tan reverenciada, no porque fuera hermosa, con pelo largo y oscuro y rasgos delicados, sino porque era audaz. Fallaci logró  entrevistas con los hombres más poderosos del mundo – o, como le gustaba llamarlos, “los hijos de puta que deciden nuestras vidas.” Y por  ello los editores de Corriere della Sera   y del New York Times Magazine querían sus historias; sus entrevistas antagónicas y ensayos polémicos sobre el Islam le ganaron los fans y detractores.

El estilo de confrontación de Fallaci hace que la mayor parte de las entrevistas políticas que hoy se leen parezcan como si fueran piezas vacías.

Fallaci fruncía el ceño con aquello de la neutralidad de la prensa y creía que no había tal cosa de la objetividad. “La palabra es una hipocresía, que se sustenta en la mentira de que la verdad se queda en el medio”, dijo una vez. Ella no era una mosca en la pared; más como un elefante en una Periodismo,personaje, Oriana Fallaci, entrevista, perfil, semblanza, ozy.com. Pero Giselle Fernández, periodista ganadora del premio Emmy, piensa que Fallaci representa aquello de lo que carecen los medios de comunicación de hoy en día: “. El valor de decir la verdad al poder” .

Nacida en Florencia en 1929, Fallaci creció entre combatientes italianos. Su padre fue un activista contra el régimen fascista de Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial, y se unió a la resistencia a la tierna edad de 14. Ella consideró ser médico, pero rápidamente cambió el bisturí por la pluma. La escritura sería su pasión de toda la vida, sobre todo después de que su amada pareja, Alekos Panagoulis, un héroe de la resistencia griega, murió en un accidente automovilístico a los 34 años. Fallaci nunca se casó ni tuvo hijos edad, se dedicó en cambio a la escritura, lo que hizo obsesivamente, junto con el tabaquismo como una chimenea, hasta su muerte por cáncer en 2006 a los 77 años.

 

Leer más