Crónica de Sebastian Hammelehle de la revista Der Spiegel sobre el autor alemán y Premio Nobel de Literatura, Günter Grass, fallecido a los 87 años.

“Como escritor, ayudó a definir la literatura alemana de posguerra. Como activista político, ayudó a dar forma a la conciencia de la nación. Por unos 60 años, Günter Grass fue una de las figuras más influyentes de Alemania”, dice el cronista.

Añade: “Era el día de fin de semana de “Todos los Santos” en 1958 , y un aire viciado de humo de pipa y de cigarrillo colgaba pesadamente en el Schwarzer Adler Inn en la región de Allgäu, en los Alpes alemanes, donde la leyenda dice que los agricultores alemanes  se reunieron durante la “Guerra en el siglo 16. De pie debajo de la cornamenta de ciervo colgada en la pared, Hans Werner Richter , presidente del Grupo 47, una famosa asociación literaria, sonó un cencerro . Era hora de que los escritores se tranquilizaran para dejar que el debutante novelista, sentado a su derecha, comenzara su lectura.

Como Richter recordó más tarde, todo lo que se necesitaron fue un par de frases en la habitación para quedar electrificados. Agarrando un grueso fajo de papeles, el autor con bigote de morsa, leyó en voz alta dos capítulos de su libro. El novelista fue Günter Grass y el libro fue “El tambor de hojalata” . Treinta y un años de edad en ese momento, él tenía una presencia familiar en las sesiones del “Grupo 47″, pero hasta ese día de otoño, su talento había pasado casi desapercibido.”

 

Leer más