Forzada por los escándalos de corrupción que azotan a su mandato, por el desplome en las encuestas y por presiones generales para cambiar de gabinete, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se vio obligada a anunciar en un programa de entretenimiento de televisión del popular presentador don Francisco, Mario Kreutzberger, un remezón ministerial, destaca la revista Qué Pasa de Santiago.

Añade el análisis de los periodistas Juan Pablo Sallaberry y Juan Andrés Quezada: “Con la voz a punto de quebrarse, en horario prime, a través de una entrevista por televisión con el animador Mario Kreutzberger, la Presidenta Michelle Bachelet pateó el tablero al informar que había pedido la renuncia a sus 23 ministros.

La Presidenta tenía preparada en detalle la frase al llegar a Inés Matte Urrejola 0848. La había diseñado horas antes en una reunión estratégica en La Moneda con su asesora de mayor confianza, Ana Lya Uriarte y, según explican en su equipo, buscaban que fuera un golpe de autoridad, pero también un anuncio con sello “ciudadano”.

Lo logró en parte al exhibir empatía y liderazgo. Sin embargo, la sui géneris puesta en escena develó también la profundidad de la crisis que atraviesa su mandato: la derecha criticó la paralización de la agenda, al abrir un plazo de 72 horas para nombrar al nuevo gabinete y en la Nueva Mayoría, aunque muchos celebraban una medida largamente esperada, también cuestionaron a viva voz que no haya tirado un salvavidas en ese momento al canciller Heraldo Muñoz, quiendebió poner su cargo a disposición, pese a que se encontraba en Holanda integrando el equipo de defensa de Chile en La Haya”.

Leer más