La joven modelo colombiana Juliana López Sarrazola, de 22 años, arriesga a ser ser sentenciada con pena de muerte o prisión perpetua tras ser detenida el 18 de julio en un aeropuerto de Guangzhou, Cantón, China, con drogas prohibidas, dice la revista Semana de Bogotá.

Los familiares de la joven, estudiante universitaria, jugadora de fútbol aficionado, de Antioquia, Medellín, alegan que ella es inocente y que no es la dueña de una computadora portátil en la que las autoridades chinas hallaron escondida la droga, dice el diario El Tiempo. Creen que ella fue víctima de una trampa.

Como parte de las misteriosas circunstancias que rodean el caso, las autoridades chinas detuvieron a su exnovio Juan Esteban Marín, dos días después de la captura de ella, añade el diario.

Leer más