El reconocido cineasta y dramaturgo cubano Juan Carlos Cremata acaba de ser sentenciado a muerte “en vida”, como él mismo lo afirma, por el delito de discrepar y denunciar políticas culturales estatales en la prensa internacional y en las redes sociales, informa el sitio 14ymedio.com.

Desde el 7 de setiembre le comunicaron la resolución #10 del Ministerio de Cultura que indica: “En los meses de julio y agosto del 2015 el Director Teatral Juan Carlos Cremata Malberti, quien dirige el Proyecto El Ingenio, provocó un conflicto ético-profesional con la Dirección del Centro de Teatro y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas , quienes lo representan y patrocinan Legalmente, al realizar ataques desmedidos a estas instituciones a través de la prensa extranjera y las redes sociales, incompatibles con el objeto social para el cual fue creado el mencionado proyecto, provocando falta de confianza en el artista, todo lo cual descalifica sus propuestas como intereses institucionales”.

“Así se consolida legalmente la censura y se ejercita la “libertad de expresión” en nuestro país, en pleno siglo XXI”, denuncia Cremata.

“La medida –añade– … fue una simple vendetta. Una ejecución sumaria calculada.

Así se ensañan con los que piensan diferente. Paredón para con los que con los que no nos quedamos callados.

Triste tiempo y espacio el que nos ha tocado vivir.

¿Cual será el próximo paso para terminar de enterrarme?

Para Cremata -añade 14ymedio–la vida continúa aunque “te obliguen a sobrevivir bajo rótulos ‘indignos’, supuestamente denigrantes, que te sancionen a vivir en un perfil más bajo que tus semejantes, como ‘disidente’, ‘apátrida’, ‘desafecto’, ‘malagradecido’, ‘mercancía dañada’, ‘poco confiable’ y/o, en definitiva, contrario-oscuro ‘agente incompatible’ con la marea dominante”.

 

Leer más