La muerte del yihadista belga basado en Siria sospechoso de planear los ataques sangrientos en los que murieron 129 personas en París   generó serias preguntas acerca de cómo uno de los hombres más buscados de Europa podía viajar libremente por el continente, destaca un informe de The Guardian de Londres.

Añade: “La oficina del fiscal de París  dijo que Abdelhamid Abaaoud, un extremista Estado Islámico creído por los servicios de inteligencia franceses que estaba en Siria, fue asesinado el miércoles en el tiroteo feroz en un escondite terrorista en ruinas al norte de París.

La confirmación de que un sospechoso de terrorismo había viajado hacia y a través de la UE desde Siria en al menos en dos ocasiones en los últimos 12 meses, pasando los controles en países como Bélgica y Alemania sin que las alarmas se dispararan, ha puesto a los líderes europeos bajo una intensa presión para obtener un control en las fronteras exteriores e interiores de Europa”.

 

Leer más