Una enfermera del Bronx sobresalió más allá del llamado del deber durante lo peor de la megatormenta de invierno Jonas que afectó en el fin de semana a Nueva York y el resto de la costa Este de EE.UU., cuenta una crónica del diario New York Post.

Chantelle Diabate es una enfermera práctica con licencia, de 31 años de edad, que trabaja el turno de 11 p.m.  a 7 a.m. el hospital Casa Hebrea en Riverdale, dice el reportero David K. Li.

“Al salir de su trabajo después de su turno nocturno el sábado por la mañana, se dio cuenta que no habría manera de llegar a su casa en Washington Heights y regresar luego a su trabajo de nuevo al anochecer.

Así que se quedó en casa de un amigo en el Bronx – y luego le tomó una hora y media la tarde del sábado caminar 1.5 millas de regreso a su puesto de trabajo.

“Me mueven mis pacientes”, Diabate dijo a The Post– mientras seguía trabajando en un doble turno.

“Siempre y cuando mi hija estuviera bien [con una niñera], yo sabía que tenía que volver y cuidar de mi segunda familia. Sabía que necesitaban gente y era una emergencia “.

Diabate fue la único trabajadora del turno de  la noche que pudo retornar a su puesto.

“Esto es lo que hago para vivir. Me encanta y tengo una pasión por ella”, dijo. “Me encanta la comunidad geriátrica, tienen mucho que ofrecer. Ellos dieron forma al mundo en que vivimos hoy “.

Leer más