“Fue un asesinato frustrado. De eso no tenemos dudas. Pues no somos comerciantes, somos activistas demócratas. Íbamos a presentar los resultados de una encuesta de cómo la población quiere cambios en el Consejo Supremo Electoral y no quiere más a Roberto Rivas al frente de esa institución”, denunció ante el diario La Prensa de Managua Gabriela García, esposa del activista Carlos Bonilla, quien fue acuchillado por cinco desconocidos al salir de su vivienda.

Añade la entrevista del reportero Emiliano Chamorro: “Con rostro triste, pero con firmeza García, licenciada en Ciencias Políticas, asegura que los cinco individuos no eran delincuentes comunes sino “paramilitares dirigidos”.“¿De dónde van a venir cinco sujetos con el fin de acabar con la vida de una persona conocida por su lucha? Esto es de paramilitares y tenemos temor de este gobierno, pero nuestra lucha no se va a parar”, sostiene García”.

 

Leer más