El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, investigado y acusado por corrupción, asumió ayer como ministro de la Casa Civil (el equivalente al jefe de Gabinete), pese a las presentaciones judiciales para evitar que asumiera el cargo, dice el diario Clarín de Buenos Aires.

Añade: “El ex mandatario juró  en el cargo, ante la presidenta Dilma Rousseff. Pero apenas 40 minutos después un juez federal pidió ante el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema) que se suspendiera la asunción.

Lula es ya ministro, pero no podrá ejercer las funciones de su cargo hasta que se resuelva la decisión judicial que suspendió su nombramiento, afirmó el abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo.

Lula “está con un impedimento en el ejercicio de los actos, pero está investido”, señaló Cardozo durante una rueda de prensa en Brasilia, en la que informó que el gobierno presentó un recurso contra el pedido de suspensión de la asunción”.

 

Leer más